Trivial

Camino por las calles y preguntas simples pero profundas vienen a mi mente:
¿Cuántos corazones rotos hay hoy caminando por las calles? ¿Mas que mugre en la vereda?

En un pueblo pequeño, el nombre mucho no importa. Puede ser Bergerac, puede ser Montignac. Lo que si importa son los colores del cielo, medio violeta y medio anaranjado. Increíble ver cómo se pone el sol cuando durante todo el día, él se ha mantenido oculto tras las nubes grises de lluvia helada que cae en Francia a finales del otoño. Un paisaje para la foto y para compartir en Instagram. ¿Alguien notará la belleza de ver la puesta de sol en un día de tormenta? Se pone el sol y lluvia empieza de nuevo. Un espectáculo. Pocos levantan la mirada para ver pero no importa porque lo publiqué en Instagram. Tal vez desde ahí lo vieron. Mucho de lo que vemos en el día, lo vemos en Instagram. Una ventana engañosa al mundo que deja a oscuras el paisaje del momento. Algunos juzgan, otros entienden qué hay paisajes que es mejor no ver.


El paisaje que contemplo mientras estoy flashando fuerte.

Mucha información basura. Que ni necesitamos.

“Me molesta mucho, en cualquier época del año, sentir frío en los pies. En invierno me molesta más. No importa cuando abrigo se tenga, se te enfrían los pies y cagaste”. Esto comento por WhatsApp y salen publicidades de medias en mis redes sociales. Esas cosas de los algoritmos. Maldita Siri.

Otras cosas que me molestan son: 1) que me manipulen y 2) que me tomen por tonta. La segunda me pone de mal humor, me irrita, y cuando me irrito grito y ofendo. La primera, la reacción no importa tanto, porque no me doy cuenta en el momento y cuando me doy cuenta ya es tarde. Pero respondo discursos elocuentes mientras me saco el shampoo del pelo. Ardua tarea.

Siempre me manipulan. En la universidad tenía un profesor que amaba a Lula y hace poco, en lugar de compartir un post con el hashtag “LulaLivre” (que yo si uso), publicó una imagen que decía “no importa que esté libre, siempre será un ladrón”. Pobre. Víctima del New York Time, del Washington Post, del Diario La Nación. Sucede que mi ex profesor era medio pelado. No pasa tanto tiempo como yo lavándose el pelo.

Que tiempo perdido la universidad realmente. Para mi. Espero que otros/as hayan tenido más suerte… o más tiempo en la ducha. Y que desgracia de profesores que me tuve que fumar… y encima de males aceptar que me evalúen. Me incomoda.

También me incomoda viajar por el mundo y leer muchos diarios que aunque estén en distintos idiomas, dicen más o menos lo mismo, cuentan más o menos las mismas historias, apoyan las mismas ideas, idolatran los mismos estereotipos, recomiendan los mismos remedios, usan los mismos modelos y siempre hay una parte con un Sudoku, un Crucigrama o un autodefinido. Supongo que también tendrán horóscopos, pero no me fijé. Si las opiniones son las mismas en todos lados me supongo que los mensajes de los astros, también.


El inglés es el idioma universal, dice ONU.

¿Alguien leyó o supo de la existencia de la Agencia prensa Latina? No claro que no. No se si a la OEA le gustaba ese tipo de prensas que querían hacer frente a la ofensiva informativa en contra de la Revolución Cubana que había lanzado quienes se autodenominan americanos (followers de la UPI). También había argentinos ahí. En la universidad te obligan a saber de memoria los órganos de la OEA pero no te enseñan a cuestionar a que americanos se refiere cuando habla de americanos. Pero por suerte mi abuela puso en mis manos Cien años de soledad y mi mamá me llevó hasta Arequipa. Y ahí conocí un poquito de uno de los fundadores de la Agencia. Una vez escuché o leí (no me acuerdo) que a la historia la cuentan los vencedores. Sumaría a la reflexión (no porque no sea cosa de sentido común pero si porque hay gente que no reflexiona ni siquiera en el baño) que a las noticias las cuentan los poderosos. Y las noticias de hoy son la historia de mañana. Ni debería explicar esto. Me siento explicando un chiste que nadie entendió. Pero bueno, hace falta porque para mal humano, nadie cuestiona lo que lee, ni lo que le dicen, ni lo que piensa.

Dicen que la tierra está repleta de pedacitos de cielo. Pero ¿cómo es el cielo? ¿Quién/es determinan cómo debería ser el cielo? El problema de los paraísos es que también están estereotipados. ¿Tu país se ajusta a los paramentos? Me imagino a tipos onda Trump con una app como Tinder pero de países (no de gente) dando like a quienes se ajustan a los estándares y condenando al resto. Seguramente el súper like del TrumpTinder se emplea para “salvar a ese país de algún mal” como dictadores o religiones siniestras. El resto de las personas somos espectadoras que asisten y aplauden el acontecer del mundo desde YouTube o la App de la BBC. Por eso nos parece tan bien la existencia de ángeles salvadores, la mano invisible, Forever21, la OTAN y los Rotary Club.


God bless America

Todas estas reflexiones con un buen puñado de sarcasmo, tal vez poca gente las capte. Pero no necesito que me entiendan quienes no pueden hacer un análisis de “Matilda” y explicar qué problemáticas sociales la película denuncia, cuales son las trivialidades más sobresalientes que también pueden observar en su barrio y finalmente, porqué Matilda sería pañuelo verde y su familia biológica, celeste.

Buenas noches.


Matilda. Gracias persona desconocía por hacer este meme tan cargado de símbolos.
Category: Viajar  Comments off

Súper vídeo con todos los detalles del bautismo del MSC Grandiosa

Sophia Loren fue la madrina en una de las mayores celebraciones de MSC Cruceros. No te pierdas el ví

Category: Cruceros  Comments off

Recordada aerolínea Aeroperú renace y llegará a 15 destinos nacionales

El Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) le otorgó a la empresa de Transportes Peruanos Globales S.A., con marca de servicio Aeroperú, el permiso de operación de aviación comercial: transporte aéreo regular nacional de pasajeros, carga y correo. more »

Category: Vuelos  Comments off

Rabat y Tánger

Nos pusimos rumbo a Rabat con el objetivo de hacer una parada intermedia en una especie de parque acuático. Así el día sería más completo y lleno de cosas diferentes.

El parque estaba cerca de Kenitra, llegamos allí poco antes de mediodía, nos dimos un baño. Pronto llegó la hora de comer, otro baño más, secar un poco y a cambiarse: Rabat nos esperaba.

IMG_20190726_151244

La visita a Rabat era express, pero con eso, al menos esa vez, nos era suficiente. Cuando llegamos y, tras atrevernos a dejar el coche aparcado en una dudosa zona azul que nos preocupó, nos fuimos a ver la Torre Hasán y el Mausoleo de Mohamed V.

IMG_20190726_173925IMG_20190726_170917IMG_20190726_170924IMG_20190726_171504IMG_20190726_171917

Después de pasear por la zona, nos dirigimos a la medina, a ver cómo era en comparación con las que ya conocíamos. Si bien todos estuvimos de acuerdo en que nos parecía más bonita la medina de Assilah, sí es cierto que la de Rabat tenía un aire especial, medieval, que conseguía transportarte (tirando de imaginación) al pasado y pintar en tu cabeza escenas que solo has visto en películas.

Paseamos por sus calles, compramos dulces y fruta en algunos de los puestos de la calle, y luego fuimos a tomarnos un zumo de naranja, para variar.

Unos días más tarde, ya habiendo dejado el piso en Assilah, llegamos a Tánger. Si Assilah, Kenitra o Larache fueron sitios de los que no tenía ninguna referencia puesto que desconocía su existencia hasta que estuve allí, con Tánger no ocurría lo mismo. Tánger es una ciudad conocida, importante en la Historia. Ciudad que acogió a gentes de muchos países y lugares, quizá por su posición tan estratégica.

Lo primero que me sorprende al llegar es la belleza de la zona de la costa. Llegamos en coche y a mi derecha tengo una zona amurallada que se mezcla con una montaña, jardines verdes y bien cuidados. A mi izquierda, una playa, un paseo costero…

Más tarde, caminando por las calles de la medina, y tirando de nuevo de imaginación, no me costó visualizar a artistas, espías, escritores o diplomáticos haciendo sus vidas en ese entresijo de callejuelas. Porque de todas las medinas que visité, la de Tánger es la que más siniestra y a la vez interesante me pareció. Sus calles estrechas me llamaban la atención, serpenteantes, con pequeñas tiendas locales, artesanales, con restaurantes también, riads… Me gustaba pasear por ellas, había un aire de magnetismo que me atraía sin remedio. Pero, también he de decir, que algunas calles estrechas y oscuras me daban algo de reparo incluso a plena luz del día.

Cuando llegamos al riad, nos mandaron esperar en la terraza del techo, al descubierto. Desde allí pudimos ver las maravillosas e impactantes vistas de la medina de Tánger. Un sin fin de edificaciones sencillas, formando altos y bajos, como una especie de escalera. Antenas parabólicas, tendales y sábanas al sol.

IMG_20190730_154128IMG_20190730_161332IMG_20190730_121636IMG_20190730_135600

Al rato nos llevaron a nuestras habitaciones que, si bien eran muy bonitas y de estilo marroquí, nos disgustó un poco el olor a humedad que en ellas había. Cosas que pasan. El desayuno del día siguiente (ahora lo sé), lo compensaría. Los dueños del riad nos recomendaron un sitio para comer de estilo marroquí, y así disfrutamos de una sopa marroquí y una pastela (también se podía escoger ensalada o tajin, pero yo escogí lo otro).

Después de comer nos animamos a ir a la playa, aunque Lucía y yo nos quedamos vestidas. Demasiado hombre mirando y ninguna mujer con ropa de baño a la que estamos acostumbradas. Así que nos achicharramos en la toalla mientras leíamos un poco, hasta que un poco más tarde nos volvimos al riad.

Un rato más tarde salimos a dar una vuelta por el puerto, a tomar algo (adivinad el qué) en el famoso Hotel Continental, y finalmente a cenar algo antes de volver a la habitación y dormir como angelitos.

El día siguiente no empezó nada mal. Subimos a la terraza del riad y unos minutos más tarde nos estaban sirviendo un abundante y riquísimo desayuno. Disfrutamos como niños de cada trozo de pan, torta, fruta, zumo… Recargamos los cuerpos de energía y nos dirigimos al coche, pues ese día ya lo finalizaríamos en Ceuta, pasando la frontera.

IMG_20190731_091958

La primera parada fue el Cabo Espartel, donde disfrutamos de unas vistas muy bonitas del faro, el cielo y el mar. También, un poco más adelante, nos pusimos a bajar escaleras para ver mejor la zona de acantilados y disfrutar un poco de la brisa del mar en la cara. Con el calor que hacía, ¡os aseguro que no sobraba!

IMG_20190731_114037IMG_20190731_114841IMG_20190731_120625IMG_20190731_120634IMG_20190731_121203IMG_20190731_122553

Luego nos acercamos hasta las llamadas “Grutas de Hércules”, a ver qué se cocía por allí… La verdad es que todos esperábamos algo más de las grutas, aunque no estuvieron mal. La única foto decente que saqué es la mítica de la “cabeza de Hércules” que forma la abertura de las grutas al mar.

¿Y qué hicimos después de las grutas? Pues muy fácil, nos subimos a una terracita muy mona y nos pedimos un… (redoble de tambores)… ¡jus d’orange! Felicitaciones a los que habéis acertado.

IMG_20190731_125455

Paramos a comer en un centro comercial, donde además gastamos los últimos dineros en alguna de las tiendas que había allí, y poco después pusimos rumbo a Ceuta. Queríamos pasar la frontera cuanto antes mejor para quedarnos tranquilos, no fuera a ser que hubiera algún problema, atasco, etc. y perdiésemos el ferri. Esa es la razón por la que, aunque el ferri era a primera hora de la mañana, nosotros fuimos el día anterior a Ceuta, con la idea de hacer noche allí.

El caso es que en la frontera no tuvimos problema, así que una vez en Ceuta nos pusimos a buscar alojamiento, y llegó el momento crisis con los precios de los mismos. ¡Madre mía! En un momento dado, a alguien se le ocurrió llamar a la compañía del ferri y preguntar si podíamos cambiar el ferri del día siguiente por el último de ese día. No nos pusieron problema, así que sin hacer parada en Ceuta nos fuimos al puerto a hacer cola para subir al ferri.

Un colacao, un bocadillo y un plan: llegaríamos sobre la una de la mañana a Algeciras, y pegaríamos el tirón hasta Sevilla, donde haríamos noche en un hostal que nos había salido muy bien de precio y que estaba muy céntrico. Con la tontería, yo estaba muy emocionada, no conocía Sevilla y no esperaba conocerla en ese viaje. Me gustaba el giro que había dado todo, a veces las “malas noticias” te llevan a destinos mejores.

La última foto es un regalo. Aquí una servidora, con sus pintas, con los ojos cerrados para no marearse como la primera vez, comiendo un helado, y rezando a todos los dioses imaginables que nadie vomitase para que no me llegase el exquisito aroma. Por lo demás, todo bien.

IMG-20190801-WA0003

A.

Category: Viajar  Comments off