¡Me voy de vacaciones! ¿Cómo puedo viajar sin pagar más?

En Evolutiza Abogados & Asesores Tributarios conocemos de primera mano las legislaciones fiscales a nivel internacional y por ello queremos informarles acerca de las pautas para tributar correctamente el IVA a la hora de viajar. En un mundo cada vez más global, la necesidad de viajar, que conocemos de primera mano, aumenta, y por ello es básico estar al tanto de la normativa.

La Ley del impuesto declara exentas las entregas de bienes a viajeros, haciendo efectiva esta exención mediante el reembolso al viajero del impuesto soportado. Es decir, en el momento de la compra soportan el impuesto, pero pueden solicitar la devolución posteriormente.

La devolución de las cuotas de IVA soportadas en las adquisiciones de bienes por aquellos viajeros no establecidos en el territorio de la Comunidad, se realiza mediante el reembolso de las cantidades satisfechas, siempre y cuando cumplan los siguientes requisitos:

  1. Que los viajeros tengan su residencia habitual fuera del territorio de la Comunidad. La residencia habitual de los viajeros se acreditará mediante el pasaporte, un documento de identidad u otro medio de prueba.
  2. Que los bienes adquiridos salgan efectivamente del territorio de la Comunidad.
  3. Que el conjunto de bienes adquiridos no constituya una expedición comercial, es decir, que se trate de bienes adquiridos ocasionalmente para uso personal o familiar o para ser ofrecidos como regalos y que por su naturaleza y cantidad no pueda presumirse su utilización comercial.
  4. Que el valor unitario de los mismos, documentado en factura, sea superior a 90,15 euros.

El procedimiento para hacer efectiva la devolución de las cantidades satisfechas en concepto de IVA por los viajeros que no tengan fijada su residencia en territorio de la Comunidad será el siguiente:

– El vendedor deberá expedir la correspondiente factura en la que se consignarán los bie­nes adquiridos y separadamente el impuesto que corresponda. Hay que señalar que, en estos supuestos, el vendedor está obligado en todo caso a expedir factura completa, no pudiendo sustituir ésta por otro documento (“vale” o tique, por ejemplo).

Los bienes deben salir del territorio de la Comunidad en el plazo de tres meses desde su adquisición. Dicha salida se acreditará mediante diligencia de la aduana de salida en la factura.

El viajero remitirá la factura diligenciada por la aduana al proveedor, quien le devolverá la cuota repercutida en el plazo de quince días mediante cheque o transferencia banca­ria.

El reembolso del impuesto satisfecho también puede hacerse efectivo a través de enti­dades colaboradoras autorizadas por la AEAT; en este caso, el viajero presenta la fac­tura diligenciada a la entidad, quien abona el importe y posteriormente lo reclama del proveedor.

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.