¿TE VIENES CONMIGO A ROSES? ¡SÍ!

8:45 de la mañana. Clase muy creativa de innovación en Mediterrani. Marta estaba sentada a mi lado y como de costumbre no parábamos de hablar cada vez que el profesor fijaba su mirada en otro punto del aula. Creatividad, ideas, mejoras, cambios… Cambios, eso es. Justo lo que necesitábamos. Y así fue como Marta, rápida, fugaz y soñadora -tal vez por estar todavía bajos los efectos de la almohada-, propuso una escapada a Roses “express”, de un día para otro. Pero para rapidez mi respuesta, pues no tarde ni un segundo en aceptar barco. Y es que queridos, toda aventura empieza con un sí. Dormiríamos en casa del que voy a llamar El Sabio, a quien desde aquí queremos dar las gracias nuevamente por todo -sobretodo por las chuches que nos dejaron en la habitación-.

A las 19:00 del día siguiente nos sentábamos en un autobús dirección Roses, sin saber con exactitud el día de mi vuelta ni dónde íbamos a dormir con certeza. La única cosa segura era que estábamos las dos en camino a la que iba a ser nuestra primera aventura juntas, sin saber que sería todo un éxito.

21:15. ¡Llegamos! Directas al restaurante Dolce Vita situado en la calle Plaça de Catalunya 18, -parece que no puedo alejarme de mi ofi ni de vacaciones-. Raviolis de queso, carne, y como no podía faltarle a la monstrua de las olivas, a moi, ¡unas aceitunas riquísimas! De allí directas a bajar la cena subiendo a un mirador situado en una de las zonas más altas de Roses, donde por fin conocí el famoso aire de tramontana.

Al día siguiente suena el despertador muy temprano, hay que aprovechar mucho el día ya que mi visita a las 19:30 iba a llegar a su fin; bus hasta Figueres y tren MD hasta Barcelona. Empezamos el día con energía gracias a un par de crepes de Nutella en Can Cairò, una cafetería de las que a mi me gustan, locales, con un ambiente muy familiar en el que se conocía todo el mundo.

12092338_931395876932897_2026847339_n

Con las pilas a tope empezamos la ruta por el camino De Rondes hacia la playa Canyelles Petites. El camino empieza junto al Faro de Roses, a los pies del Castell de la Trinitat, y rodea toda la punta de la Batería y de la Murtra, bajo la montaña del Puig-Rom, llegando a Canyelles Petites en unos 20 minutos. El camino es inmejorable, sobretodo en éstas fechas ya que apenas hay turismo de masas y puedes disfrutar de las increíbles calas de agua cristalina que deja ver posidonias. Dicen que no hay mejor indicador de agua limpia que dicha planta, además son las encargadas de oxigenar el mar. Allí estábamos protegidas del aire de tramontana, ya que está protegida a su derecha por la montaña de Puig-Rom y a su izquierda aguarda el perfil rocoso del Cap de Creus. Como decía, estaba todo bastante tranquilo pero en verano se encuentra bastante animado acogiendo a los mayores fans del sol, la playa, y todos los servicios que prestan al visitante en la zona. A unos 200 metros al norte de Canyelles Petites, avanzando por el camino de ronda, encontramos la preciosa Playa del Bonifaci, que combina arena y rocas y abarca una vegetación tropical espectacular junto a un pequeño embarcadero muy romántico.

12164426_931395893599562_725570015_o11798316_931386330267185_1843038515_n

Vuelta a Roses a reponernos con unos refrescos y en marcha hacia Cadaqués sin parar para comer. Son unos treinta minutos en coche desde Roses, y por el camino puede verse la base militar aérea del Pedí, lugar que despierta muchas inquietudes para los amantes de los ovnis y sucesos extraños. Se dice que la noche del 25 de Marzo de 1971, los protagonistas del suceso divisaron un objeto que estaba situado encima de la base, y después se vieron obligados a disparar a una figura humanoide que se precipitaba hacia ellos. ¿Estaremos realmente solos? Dejando atrás la base aerea y dando fin a las odiosas curvas de la carretera, empiezan a asomar las primeras casitas blancas de Cadaqués con sus puertas y ventanas azules, exigidas por las ordenanzas pesqueras desde el siglo XVI.
En Cadaqués se respira un aire especial y engloba el extremo más oriental de la península, el Cap de Creus, lugar que da nombre a un parque natural con una gran riqueza geológica, vegetal y natural.

Aplicadísimas a nuestra clase de innovación en la que se nos exige practicar nuestra creatividad, nos adentramos en el maravilloso parque natural del Cap de Creus, en búsqueda de las rocas con más de 55 millones de antigüedad en forma de animales. ¡A darle rienda suelta a nuestra imaginación! Era clara la figura de un camello y un perro, también la de una rana vista por mí, y un mono visto por Marta. Cada loco con su tema en el Paratge de Tudela, lugar que frecuentaba Salvador Dalí y en el que se inspiró para muchas de sus obras. Cualquiera no pinta esas figuras después de unas horas dándole al coco entre las rocas.

12000036_931385420267276_851556520_n

El tiempo se nos acaba y todavía nos quedan lugares por visitar, el faro de Cap de Creus, la punta más al Este de la península. Es un lugar impresionante, ya que es el trozo catalán del Camino hacia Galicia. ¿Que qué? Así es, el cabo de Creus está enlazado por El Camino con el Cabo Fisterre, en A coruña, representando el punto más oriental de la España peninsular y el más occidental. En definitiva, vistas inigualables donde puede apreciarse el contorno de diversas calas. Dentro del faro encontramos un punto de información y una exposición temporal de imágenes y de los minerales que se encuentran en el parque natural. Muy recomendable para los amantes de las piedras y aves.

Con mucha pena y con ganas de pasar horas y horas sentadas allí, nos desplazamos a una de las calas más conocidas de Cadaqués, Portlligat. Como muchos ya sabréis, allí vivió Dalí durante mucho tiempo. Gracias a nuestro sabio de nuevo, tuvimos la gran fortuna de entrar en la casa de un conocido vecino de la casa de Dalí.

Y colorín colorado, llegó la hora. Directas a por la maleta, bus hasta Figueras y trén hasta Barcelona. No me importaría vivir con la maleta a cuestas si esto significara que puedo ver mundo. ¿Cuál será nuestro próximo destino?

42.263177
3.178187
Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.