Barcelona 29-31/01/2016

¡Hola! Siento mucho no haber subido nada ayer, se me fué la cabeza y al final… Pero aquí estoy y con otro viajecito express.

El fin de semana pasado mis padres y yo fuimos a Barcelona porque… ¡Vuelvo a ser tía! Y con “vuelvo a ser tia” me refiero a que ya tengo 4 sobrinos/as y ahora ha llegado Ivet. Se unió a esta familia el día 26 y mis padres y yo decidimos ir el fin de semana para poder conocerla.

El día 29, cuando mi madre llegó del trabajo fuimos directos hasta la estación de tren y tras esperar un rato subimos y nos sentamos en nuestros asientos. Hacía unos meses que no subía a un tren dirección Barcelona y he de decir que se me hizo ETERNO.
Llegamos a Barcelona ciudad y otro tren para ir al pueblo de mi abuela -¡¡Yupii!!-. Una vez allí caminamos hasta el hotel, dejamos las cosas y nos fuimos a cenar. Creo que esa cena fue una de las mejores que he tomado en mi vida. Me pedí una tortilla de patatas, pero es que era gigante y con solo una ración cené y me quedé más que agusto -¡¡¡Que buena estaba!!!-.

El día 30, fuimos a visitar a mi abuela y salimos a tomar algo con ella. Cuando ya la mujer quería irse, nosotros fuimos a ver a la recien nacida.
Llegamos a Blanes y mi hermano nos recogió para llevarnos a su casa y una vez allí podimos conocer a la pequeña. ¡Por favor! Que adorable. Es tan pequeñita, tan bonita, tan tan… -inserte cara de boba enamorada-
Estuvimos solo un rato porque la pequeña -que solo tenia 5 días- se estaba empezando a agobiar y a la hora de comer nos fuimos al Corral del pollo.
Llegamos al restaurante y nos sentamos fuera porqye hacía buen día para estar en la calle, pero fue el peor error. Acabé indignadísima. La camarera que nos atendía nos echó en cara, después de traer solo pan con tomate tras 1 hora esperando, que había sido nuestra decisión sentarnos fuera. Pero, ¿a caso por sentarme fuera tengo menos derecho a ser atendida con rapidez? Pues que yo sepa NO. Al final decidimos sentarnos dentro y ahí empezó un servicio más rápido -solo por estar dentro-.
Salimos de ahí a las 5 habiendo llegado a las 2…
-Si queréis conocer el corral del pollo os recomiendo el de Benidorm, es más rápido. Pero si os pilla en Barcelona, acercaros a Blanes, que aunque el servicio fué lento la comida está muy buena-.
El resto del día lo pasamos por el pueblo paseando y comprando alguna que otra cosilla. Mi madre y yo fuimos a Stradivarius y encontré una falda preciosa por tan solo 3,99 y ¿por qué? Porque tenía un descosido en la parte del trasero. Me dió completamente igual y me la compré, porque tan solo es un descosido y se puede coser en un minuto. Así que por una vez en mi vida he encontrado una verdadera ganga.

El día 31 tocaba volver hacia Alicante, así que no hicimos mucho excepto 5 horas y 20 de tren que se me hicieron el triple de eternas que las del viernes.

De verdad, que mal. Me encanta viajar, y me encanta conocer nuevas cosas, pero pasarme 5 horas y 20 encerrada en un tren sin nada más que hacer que viciarme al móvil… No. También depende de con quien vayas, porque por ejemplo el viaje a Madrid de principios de Enero, también fueron 5 horas (en bus) pero se me pasaron volando.

Espero que os haya gustado este post y siento haberlo publicado un día tarde.
Seguid leyendo y comentadme si habéis ido alguna vez al Corral del pollo, si os ha pasado igual que a mi en algún restaurante o si habéis encontrado alguna BUENA ganga en las rebajas, me encantaría conocer vuestras historias.
¡Un beso y hasta la semana que viene!

 

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.