Camboya, ‘one dollar’

IMG_7662

IMG_7766En Camboya con un dólar americano puedes comprar lo que quieras. Es el precio estándar que ponen sus habitantes a cualquier cosa que te quieran vender. Al menos en los mercadillos y en los puestos cercanos a los monumentos, que es por donde más nos hemos movido estos dos días. La primera impresión, que se va comprobando a cada minuto que pasa, es que Camboya es un país por hacer. El auténtico turismo en masa todavía está por llegar pero ya abundan japoneses, chinos, vietnamitas y tailandeses. ¿Os explicamos qué hemos hecho estos dos últimos días?

IMG_7654Bien, en la última actualización os dejaba a punto de dormirme en el vagón cama del tren nocturno que iba de Chiang Mai a Bangkok. Podéis ver cómo eran las camas, al menos las literas superiores, donde nos tocó dormir. La verdad es que por la excepción de un importante de grupo de turistas rusos que iban con un pedo considerable, el medio de transporte es muy cómodo. A las 19 horas montan las camas entre los asientos de abajo y si quieres seguir charlando tienes que ir al vagón cafetería –donde los rusos se subministraban el vodka y el whisky necesarios para tocar las narices de manera soberana.

Aquí debería hacer un inciso para contaros la historia de un yankee que se lo quería
hacer con unas australianas, una historia que nos dio mucho juego para pasar el rato porque el muchacho en cuestión era una pieza de coleccionista. Estos trenes van cargados de mochileros que charlan e intercambian impresiones y opiniones mientras se recomiendan destinos. Pues la criatura en cuestión se dedicó a alardear vomitivamente. “I’m an artist”, fue una de las perlas que le soltó, antes de especificar que se dedicaba a la joyería. Una de ellas, la que le daba más coba mientras se pimplaba una y otra cerveza, le soltó “Are you famous?”. Nos costó lo suyo aguantarnos la carcajada porque si llegamos a dar rienda suelta, lo mismo hasta nos oís en Menorca. La charla, que se hacía a viva voz para que todo el vagón se enterara, también incluyó “I’ve got a show”, por lo que deducimos que el fulano además salía en televisión.

La verdad es que nos entretuvimos bastante oyendo las tonterías que soltaban unosIMG_7786 y otros. Él exhibiendo una falsa modestia que tiraba para atrás y la otra poniéndole ojitos. ¿Queréis saber el final de la historia? La muchacha se pilló una cogorza de escándalo, se coló en la cama del artista, que tenía reservada una litera inferior (más grande y cómoda que la superior) y envió al muchacho a dos velas y convencido de que había conquistado al pajarito a la que le tocaba a ella, una de arriba. Por la mañana, él se marchó sin despedirse… No porque estuviera hasta las cejas de resentimiento, que puede, sino porque la otra estaba semiinconsciente vomitando en la cama mientras le decía a la supervisora del vagón que se había mareado y ésta le insultaba mientras le mostraba las tres botellas de cerveza de medio litro que tenía al lado de la cama y la multaba. Una buena anécdota, sin duda, para amenizar las 14 horas de viaje.

Sobre las 22 casi todo el mundo dormía. Pensamos que era demasiado pronto y no entendimos por qué razón pero resulta que a las 6.30 nos despertaron para desmontar el chiringuito –menos a la bella durmiente etílica que estaba en pleno viaje interestelar entre babas y papilla incapaz de moverse- . Ya nos vino bien porque al llegar a la estación, sobre las 7.30, tuvimos tiempo de coger un taxi e ir al aeropuerto y cambiar los billetes de avión a Camboya por unos 12 euros, una ganga teniendo en cuenta que sino teníamos que esperar unas seis horas allí tirados para que saliera nuestro avión.

IMG_7658Bien, el carma –del que ya os he hablado en otras entradas- vino a tocar las narices. Resulta que el vuelo internacional que se hace entre Bangkok y Siam Reap que dura una hora y que opera Camboya Air Flight, se hace en un avión de hélices de “quan en Franco era corneta”. Más viejo que el DNI de la Duquesa de Alba. De los que Iberia no utiliza ni para exponerlos en el museo. Un cacharro.

Ya sabéis, los que me conocéis, que yo soy más de correr y nadar que de volar, pero con el apoyo de Clara y sin ningún tipo de suplemento médico – pastillita/tranquilizante recetada por mi médico de cabecera- se hizo muy llevadero. Además, con la entrada en el nuevo país, comprobamos las complicaciones burocráticas que conllevan. Clara tuvo que rellenar tres veces el mismo papel porque donde decía número de pasaporte puso el DNI  la primera vez y en la segunda, puso la nacionalidad. Un drama.

El aeropuerto en cuestión es un ejemplo fehaciente del país. La instalación es más pequeña que el de Menorca en sus tiempos pretéritos. Minúsculo. El bus te recoge para hacer la ridícula distancia de cien metros. Además, en el punto de llegada, había once personas para gestionar los visados. En nuestro vuelo no llegamos a 20 pasajeros. La escena era surrealista ya que de los once, cinco estaban comiendo, uno bebiendo una cerveza, otro jugando con una botella y los pasaportes iban pasando de mano en mano.

Un consejo, si algún día vais a Camboya, no cambiéis Rihals, la moneda camboyana. Está súper devaluada y te puedes mover con tranquilidad por el país con dólares. El cambio ahora es un dólar, 4.100 rihals, aproximadamente y solamente son cómodos para dar a las muchas personas que te vienen a pedir una ayuda.

El país parece como si estuviera en construcción. La carretera, mal asfaltada, no tiene arcén, es un camino, y no tienes la sensación de entrar en una ciudad cuando llegas a Siem Reap, sino que te vas encontrando edificios en calles –por decir alguna cosa- polvorientas. No hay tanto tráfico como en Bangkok, ni tantas personas, pero el trato es mejor. El albergue nos ha costado 26 dólares dos noches y aunque tiene algunos mosquitos, viene bien para compensar el presupuesto.

IMG_7852Al haber ganado tiempo –algo mucho más valioso que el propio dinero en cualquier tipo de viaje- decidimos ir a visitar los templos de Angkor, algo sencillamente espectacular. Si Ayuttaya ya nos encantó, estos restos son muchísimo más bonitos, aunque desgraciadamente tienen muchísimos más visitantes por lo que en según qué lugar cuesta estar tranquilo y empaparse de la tranquilidad que en su momento debía reinar en ese lugar.

Nos timaron un poco con el ‘tuk-tuk’ camboyano ya que el primer día nos sabló 17 dólares por una excursión de cuatro horas y el segundo 20 por otra de seis. Seguramente la primera tendría que habernos costado 8 y la segunda 10, siendo muy generosos, pero bueno, no nos arrepentimos de pagarlo porque lo demás es tan barato que compensa.

Antes de regresar a la ciudad, hicimos un poco más de guiris. Se ve que hay unIMG_7734 monumento, el Phnom Bakley, que está en lo alto de una montaña y desde donde se ve una puesta de sol bellísima. Aconsejados por el ‘tuk-tukero’ nos acercamos hasta allí y nos encontramos con miles de personas haciendo cola para lo mismo. Como tontitos, aguantamos empujones y achuchones, para tener un sitio. Hubo momentos de tensión, como cuando un británico bastante grandote le estuvo a punto de romper la cabeza a un chino que, según decía la esposa del señor, le había tocado el culo varias veces. El chino iba con su mujer y su hija. Pero bueno, no me dio pena porque los chinos no respetan para nada las colas, hacen lo que les da la gana, son muy maleducados, y pone de mala leche. Bien, llegamos arriba, vimos que la terraza del monumento estaba llena, y pensamos que mejor que la puesta de sol en Son Bou es imposible, así que tiramos un par de fotos al astro rey y nos piramos.

IMG_7753Por la noche fuimos a cenar a un restaurante khemer (se pronuncia jemer) que es la cultura que aquí impera y no estuvo mal, aunque en otras mesas tardaron lo suyo. Cenamos unos rollitos, unos noodles (tallarines) con pollo, anacardos y verduras, unas gambas a la plancha –No tenían pinta de ser radiactivas- y curry rojo con arroz. Eso más cuatro cervezas Angkor, las locales, que no estaban nada mal, fueron 14 dólares.

Después nos dimos un paseo por el ‘night market’ donde a Clara le dieron un masaje de 30 minutos por un dólar, yo me compré unas Ray Ban (Ejem!) y unos pantalones de hippy por cuatro dólares y nos ofrecieron el oro y el moro. Al principio de la negociación intentan clavarte lo que costaría en Occidente. Por ejemplo el precio de las gafas era de 11 dólares, le dije que le ofrecía 1 y al final la negociación se saldó demasiado rápidamente en dos, por lo que salí perdiendo seguro. Igual me pasó con los pantalones. Tras haber gastado como buenos turistas, nos marchamos a dormir.IMG_7774

A las 10.30 hemos empezado el segundo día por Siem Reap en el que hemos visto la friolera de nueve templos bajo un sol de justicia que invitaba a hacer cualquier cosa menos pasear. La zona se llama Angkor Thom y los sitios que hemos visto son Bayon, Baphron, Phimeanekas, Terrace of Leper King, Phrea Paliley, Tep Pranam, Char Say Thavade, Thommara, Ta Keo, Ta Prohm (donde se rodó una de las películas de Tomb Raider), Bantay Kalei y Sras Sray, que es una especie de altar al lado del río.

IMG_7847Cuesta un montón describir los monumentos, pero para que os hagáis una idea, la sensación es como si estuviéramos dentro de la película de ‘Indiana Jones y el Templo maldito’. Impresiona mil veces más que Ayuttaya además está mejor conservado y no tiene tantos budas, aunque sí que es cierto que cada tanto te aparece una ancianita ofreciendote una pulsera a cambio de un donativo (Do you want lucky?, te suelta). Lo reconozco, ya llevamos seis pulseras Jejeje.IMG_7723

A pesar del montón de turistas que hay en la mayoría de templos, se respira un ambiente especial. Hay muchísimos monos salvajes que los custodian y que observan orgullosos a los visitantes como diciendo “sí, os concedemos el privilegio de dejaros pasar en nuestro territorio”, mientras que en algunas torres, los murciélagos chirrían estridente y agudamente como quejándose por el exceso de turistas que perturban una tranquilidad que era solemne hasta que el hombre, de forma consciente, regresó al lugar, hacia el 1975.

IMG_7715Cuando ya hemos aburrido los templos –Resulta curioso, ahora entiendo la devoción de los guiris por las Navetas y las Taulas, pero la verdad es que cuantos más hay más quieres ver aunque parezca que son muy similares- hemos vuelto a la ciudad a comer, sobre las 17 horas. Ha tocado un restaurante indio en el que “hem fet endemeses”, pidiendo un montón de comida.

En el hotel nos hemos duchado y ahora estamos descansando antes de ir a cenar de barbacoa, algo muy típico de aquí y se ve que es fruto de la influencia francesa.

Mañana tenemos la duda de si ir a hacer tirolina entre árboles altísimos –os prometoIMG_7728 que los he visto de más de 20 metros- o agenciarnos una mega sesión de spa, que es algo también muy típico de aquí porque hay villas hoteleras de escándalo, hasta las 20.30 que sale el bus que hemos contratado para ir a Sihanouk Ville, una ciudad costera al sur del país, a la que pensamos llegar sobre las 8 de la mañana y desde la que cojeremos un barco para ir a Koh Rong, una isla de esas en las que apenas hay gente y confiamos en instalarnos en un bungalow en la misma playa.

IMG_7815Sin más y largándonos a seguir descubriendo Siem Reap, la séptima ciudad que nos encontramos en nuestro viaje –tras Dubai, Bangkok, Ayuttaya, Chiang Mai, Chiang Rai y Chiang Reap- y lo que supone el cuarto país tras Emiratos Árabes, Tailandia, Laos y Camboya.

Besetes!

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.