Ciudad Santa. Primera incursión

Bhuban-is-war está a pocos kilómetros de la ciudad de Puri. Como no me aclaro con esto de las distancias os diré que esto está como de Sant Adrià a Santa Coloma. Aquí eso en coche es una hora y pico. Puri es la segunda ciudad santa de la India después de Varanasi (Benarés), que es ese lugar que todos reconoceréis cuando os hablan de la India. ¿Os suena la imagen de las escaleras que van a parar al Ganges donde la gente se purifica con el agua? Pues mi pueblo de al lado, Puri, va detrás en santidad.

Hace semanas que tengo preparada una ruta de templos para ir a visitar los fines de semana. Así que a base de internetazos elaboré una checklist y anoté el dios o dioses a los que estaba dedicada, el año de construcción y algunos comentarios más. Este sábado fuimos a dos.

El primero fue el templo de Lingaraj que es, junto a Konark y el de Jagannath de Puri, el más importante de la zona. (Lingaraj es el nombre de hombre más común del estado de Orissa). Del segundo ya os hablé en la entrada del templo erótico. Lamentablemente al primero y al tercero no puedes acceder si eres extranjero. Después de haber pasado mucho tiempo en Marrueccos este tipo de restricciones no me sorprenden pero, a diferencia de las mezquitas, en este templo y por lo que me han explicado otros también, habilitan una zona alta desde donde los extranjeros podemo ver una panorámica general.

IMG_0117

Los indios siempre encuentran un buen lugar para echar una cabezadita. Es la entrada a la zona habilitada para extranjeros.

 

Lingaraj está dedicado a Shiva y esto es algo que me parece muy curioso. Aunque oficialmente los templos estén dedicados a un dios en concreto cuando entras encuentras mil minitemplitos dedicados a otros dioses. Entonces preguntas al señor que se te acerca y te dice que es guía. ¿Pero no está dedicado a Shiva? Y te dicen: “Sí, pero también a fulanito, menganito, el otro…” Supongo que debe ser para que no se enfaden o algo así. Lo que más me gusta es que, aunque tengan un dios que es un elefante, los indios tienden a humanizarlos hasta el punto de dejarles nueces garrapiñadas como nosotros cuando les dejamos polvorones y anís a los Reyes Magos.

 

Lingaraj desde el mirador

Lingaraj desde el mirador

 

El segundo templo que visitamos y que curiosamente está cerquísima de casa es Raja Rani, el templo del amor. Igual que Konark, también está lleno de imágenes eróticas.

 

IMG_0120

 

El templo solo tiene una pagoda y su interior huele a rayos pero tiene un jardín muy bonito. Un lugar que podría aprovecharse para ir a leer cual remanso de paz si aquí no hiciese tantísima humedad y si los extranjeros estuviésemos acostumbrados a ver nubes de libélulas. Inofensivas, pero libélulas al fin y al cabo.

IMG_0122

El jardín de Rajarani desde los bancos

 

Y para muestra un botón. Como Konark, su exterior está esculpido con pequeñas escenas eróticas.

My dear Indian perverts

My dear Indian perverts

 

En la próxima entrada os explicaré mi segunda visita a otros templos, esta vez con Kishna. De momento os dejo un video cortito donde podéis ver el interior del templo de Lingaraj.

 

Category: Lugares
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.