Colombia, Myanmar e Irán, nuevos destinos turísticos que emergen tras las crisis

Décadas de conflictos internos e internacionales y aislamiento diplomático hicieron que muchos países perdieran el caudal de visitantes, a pesar de contar con grandes atractivos turísticos. Tal el caso de Colombia, Myanmar e Irán.

COLOMBIA

Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

Colombia es candidata a ser uno de los grandes destinos latinoamericanos si en el transcurso de este año, finalmente, se firman los acuerdos de paz entre el Gobierno y las guerrillas de las FARC que llevan un enfrentamiento de más de 50 años.

Del resultado de estas negociaciones el turismo será el sector económico que más se verá beneficiado, según palabras del presidente Juan Manuel Santos pronunciadas durante la inauguración de la asamblea general de la Organización Mundial de Turismo (OMT) en Medellín, el pasado mes de septiembre.

“Todavía mucha gente deja de venir a nuestro país debido al conflicto”, reconoció Santos ante la OMT y agregó que “en Sri Lanka, cuando terminó el conflicto, el turismo creció un 34% en solamente un año. Estoy seguro que algo así pasará en Colombia”. En 2015, Colombia recibió 4,2 millones de turistas internacionales, acumulando un crecimiento del orden del 13% para ese año.

MYANMAR

Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

Esta nación asiática (llamada anteriormente Birmania) atraviesa un nuevo tiempo de apertura política y económica, ha recibido un gran caudal de inversiones extranjeras luego de estar políticamente cerrada durante la dictadura que la gobernó desde 1962 por casi 50 años.

Hasta 2011 el país estaba sancionado económicamente por la Unión Europea (UE) y Estados Unidos, pero en marzo de ese año un Gobierno civil inició un proceso de reformas que incluyó la apertura de los mercados, estableciéndose en su territorio importantes empresas como Scania, Hitachi y Toyota.

La industria turística no quedó ajena a dicha apertura: la cadena hotelera española Meliá anunció la construcción de un establecimiento cinco estrellas, el Meliá Yangón, junto al lago Inya, zona residencial de la antigua capital, Rangún. Comparando cifras, en el año 2002 el país recibió 792.000 viajeros extranjeros, pero en 2014 esa cifra creció a más de tres millones de visitantes, según estadísticas de la OMT.

IRÁN

Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

Por su parte, Irán recibe cinco millones de viajeros internacionales, la mayoría vinculados al turismo religioso y cultural, aunque el turismo de aventura y el esquí son otras atracciones de la antigua Persia, desconocidas fuera de sus fronteras. El progresivo levantamiento de las sanciones económicas por parte de los países occidentales puede convertir a este país en un destino al alza en 2016, según apunta el último informe de tendencias de la consultora Euromonitor.

El gobierno iraní ha tomado varias medidas para impulsar el turismo, como obtener el visado turístico al aterrizar en el aeropuerto de Teherán; sin embargo, las marcas turísticas occidentales no operan aún en este país de 77 millones de habitantes. Según la consultora, “años de aislamiento internacional han dejado las infraestructuras turísticas en la necesidad de grandes inversiones, particularmente en hoteles, servicios y transportes”.

Category: Lugares
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.