Crecientes y Menguantes

Por Andrés Di Giuseppe

luna_menguante2.jpg

Entre la perseverancia y el cansancio, me regalaste el dolor de cabeza más dulce que jamás hubiera imaginado y del que todavía no me quiero curar. Te ofrecí un pasaje de ida al cielo, pero me exigiste una parada obligatoria e indeterminada en tu infierno. Tus vueltas me marean y, como un rompecabezas de mil piezas, no dejás de ponerme a prueba para encontrarte. Pero, como una luna errante fuera de su órbita, tus crecientes y tus menguantes no dejan de alternarse sin regla alguna. Los mares se precipitan y rebalsan. El cielo se oscurece y amenaza con caerse, mientras que los vientos soplan más fuerte que nunca la necesidad de una respuesta. Los árboles tiemblan, el agua se acumula, las gotas caen y tus pensamientos se distraen.

Historias Encontradas en Facebook

Historias Encontradas en Twitter

Category: Lugares
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.