Crónicas del gachi (VI): berrea otoñal.

Si las banderas de los distintos territorios lucieran los colores propios de su vegetación, la de la comarca de Linares incluiría diversos tonos ocres. Aquellos que caracterizan a olivos y encinas (tanto al tronco como a las hojas), a la tierra dispuesta para el arado o los caminos transitables sin asfaltar, a la jara y al romero, con algunos reflejos más claros gracias a las margaritas, lilas y jaramagos que se entremezclan en un común y único espacio protegido de la acción del hombre.

Y cuando comienza el otoño en los alrededores de la localidad de Baños de La Encina (famosa por su castillo milenario) el marrón se multiplica en forma de ciervos, que salen de su escondite para protagonizar la berrea. En otras palabras, su ritual  de apareamiento en el que los distintos machos alfas  de la manada emiten su característico ruido para enfrentarse y poner en juego no solo su cornamenta, sino también la posibilidad de procrear ese año e incluso la propia pervivencia en el clan. Y es que el mundo animal tampoco fue nunca justo ni igualitario.

CIMG3514

CIMG3520

CIMG3522

CIMG3556

Lo más curioso es que los ciervos andan tan acostumbrados al vaivén de los coches que solo se espantarán si perciben como un motor se detiene.  Si ya es difícil localizar a los animales con el ojo humano, más aún resulta hacerlo con cualquier tipo de cámara, a menos que tengamos la pericia suficiente para apretar el botón en movimiento. En cualquier caso, la estampa del entorno, que no deja de ser bella para quienes ya no lo tenemos cerca, hacen que la excursión valga la pena.

CIMG3523 CIMG3524 CIMG3525 CIMG3526CIMG3545 CIMG3546CIMG3549 CIMG3550 CIMG3554

Existe una norma jamás escrita de sacar una conclusión de cada viaje. Algo que justifique la inversión de tiempo y dinero en un mundo en lo que nada es gratis. Esta vez, la mía fue de que bueno sería que en las escuelas se nos enseñara a reconocer a los animales y a las plantas, nuestros poco estimados compañeros de ecosistema, en lugar de tanta materia dúctil y maleable en función de quien nos gobierne. Esa, y que sigue siendo una suerte la de seguir teniendo espacios naturales tan cerca, y sobre todo, que éstos sean parte de nuestra vida. Qué pena me dan las generaciones venideras, y no solo las de Linares y su comarca.

CIMG3562

Category: Lugares
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.