DEPRESIÓN POSTVACACIONAL

Lo he intentado, de verdad, pero la vida después de las vacaciones es una mierda. Qué bien me lo he pasado recorriendo Italia con Chelines. Que si nos perdemos por los canales de Venecia, que si nos damos un chapuzón en el lago de Garda, que si Toscaneamos, que si que bonitas la Cinque Terre… ¡MARAVILLA! Eso sí, estar de vacaciones a veces es duro. Hemos descubierto a base de casi infartarnos por empeñarnos en subir a todos los Duomos, que no estamos capacitadas para hacer el camino de Santiago. ¡Qué manera de subir escaleras! Cenar con el David, el de Miguel Ángel fue fantástico. ¡Que sí! ¡Qué le conocéis seguro! Ese que le salió nudista… Me encanta esta manera de presentar a la gente, porque lo mismo es David, que Aragorn hijo de Arathorn, que Paquita la de Engracia. También fuimos a Verona a tocarle una teta a Julieta y a pegar papelitos en la pared. ¡Tiene la Julieta hecho un asco aquello! Cumplimos con la tradición pero todo el rato mascullando que vaya marranada, que qué guarrería esto del chicle en la pared, que ahí te puedes pillar cualquier mierda con las babas de todo el mundo ahí pegadas…

Pisa, Siena, Arezzo, Bolonia, Florencia…incontables las paradas, impresionante la zurrada. ¿Y las Cinque Terre? Increíbles, matadoras pero increíbles.

MANAROLA

¡Que peazo de cuestas tienen los pueblos marineros con encanto! Nos dieron ganas de dejarnos caer rodando y, sí, lamentablemente hubiéramos rodado, porque a esas alturas la gastronomía local nos tenía más que conquistadas. Hoy es el día que paso por la zona de pasta de los supermercados y me echo a llorar. ¡Esos fetuchini carbonara que nos cenamos en Roma no dejarían indiferente a nadie! Y no es que lo diga yo, o que lo diga Chelines, es que se nos había unido Mapina en este periplo, y salimos las tres del restaurante haciéndole la ola al cocinero. Nos hemos movido entre papas y emperadores aprendiendo que Trajano fue un buen tipo y Nerón un ególatra de los que no quedan.La grandeza del Coliseo, que oye, no había gladiadores luchando pero esa sangre que te ahorras. El paseo por el Vaticano luciendo falda cristiana y sin saber si mirar al techo, al suelo, a las paredes… ¡Lo que tienen ahí!

Una maravilla de vacaciones, solo cuelgo una foto porque las miro y me da la angustia post vacacional. La hemos intentado paliar haciendo planes. Por ejemplo yendo al Zinemaldi. Donostia no es Venecia, vale, pero también está muy bonita para pasearse y culturizarse. Lo cierto es que en la cola del cine pensamos que ya tendríamos más oportunidades de ver Everest, así que nos decantamos por “Anacleto, agente secreto”. Un Quim Gutiérrez siempre te alegra la vista, y la peli resultó ser entretenida. También nos dio por ir a una exposición fotográfica sobre New York y… ¡horror! Ha sido ver esas fotazas y ya me quiero cruzar el charco. Por lo menos ayer mi Athletic me dio una alegría y salimos de San Mamés a punto por gol. De verdad que malo es no tener txines para estar todo el día con la maleta a cuestas.

Vamos ahorrando, vamos conociendo

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.