El espacio en tu cuerpo

¿Te sientes pequeño? ¿Tienes las piernas muy gordas? ¿Te va la marcha nocturna?

Si la respuesta a estas preguntas es sí, ¡tienes que ponerte en órbita! Y es que vivir en un mundo con microgravedad cuando estás a centímetros del vacío del espacio exterior, causa su efecto en el cuerpo humano.

La mayoría de los astronautas pasan periodos de seis meses en ese ambiente en la Estación Espacial Internacional, flotando a unos 400 km sobre la Tierra.

Algunos se han hecho famosos, como el Oficial de la Agencia Espacial Canadiense, Chris Hadfield, que fue la primera persona en grabar un videoclip en el espacio:

El estar flotando en este ambiente afecta al organismo, y aquí te vamos a contar 6 cosas que te pueden ocurrir cuando sales de la Tierra:

  1. Creces: Durante los seis meses que la mayoría de los astronautas pasan en la Estación Espacial Internacional, pueden crecer hasta un 3%. Sin gravedad, la columna vertebral es libre para expandirse, haciendo que seas más alto, incluso cuando regresas a la Tierra. Eso sí, no dura mucho. Los astronautas vuelven a su tamaño original tras unos meses bajo la influencia de la gravedad.
  2. Se te hincha la cara y las piernas se te hacen más delgadas: Cuando estás en la Tierra, los fluidos del cuerpo humano están distribuidos por la gravedad. La mayoría están en las extremidades inferiores, dejando poco fluido en la parte superior del cuerpo. La vida en la órbita cambia todo. Durante las primeras semanas de vuelo, a la mayoría de los astronautas se les hincha la cara y tienen las piernas más delgadas. Los fluidos de sus cuerpos se redistribuyen de manera uniforme cuando la gravedad deja de tener influencia en su organismo. Tras un tiempo en órbita, el cuerpo se adapta a la nueva distribución de los fluidos y los astronautas dejan de estar hinchados.
  3. Te vuelves un poco torpe: Cuando regresan a la Tierra tras estar un tiempo en la estación espacial, muchos astronautas tienen problemas ajustándose de nuevo a la gravedad. El llevar mucho tiempo en el espacio, termina pasando factura, y se te olvida que las cosas se caen en la Tierra si las sueltas y no flotan. Imaginad lo aburrido que tiene que haber sido cocinar para la astronauta de la ESA, Samantha Cristoforetti tras su paso por la Estación Espacial Internacional:
  4. Pérdida de masa muscular: En la ingravidez del espacio, los músculos no tienen que soportar nuestro cuerpo. Los músculos de los astronautas empiezan a adaptarse a este cambio casi de manera instantánea. En vez de mantener la masa muscular básica para la vida en la Tierra, los cuerpos de los astronautas se empiezan a deshacer rápidamente del tejido que no se usa. Pese a que esto no causaría mayor trastorno en el espacio, el problema surge a la vuelta a la Tierra. Los astronautas tienen que hacer ejercicio durante dos horas al día en la estación espacial para mantener una cantidad suficiente de masa muscular para poder regresar a al planeta y tener masa muscular suficiente para mantenerse de pie.
  5. Pérdida de densidad ósea: Todo el ejercicio en la estación espacial también ayuda a prevenir la pérdida de densidad ósea. Cada mes, los astronautas pueden perder del orden del 1% de su densidad ósea si no hacen ejercicio. Hay dos cintas (como las de la imagen inferior) y dos bicicletas estáticas en la estación espacial para que sus residentes se mantengan en forma durante su estancia.

    expedition_32_flight_engineer_sunita_williams_exercises_on_colbert

    Sunita Williams haciendo ejercicio en la Estación Espacial Internacional

  6. No puedes dormir:  Varios astronautas cuentan el haber visto flashes de luz en sus ojos cuando se van a la cama, dificultándoles el dormir en la estación espacial. Los flashes son en realidad rayos cósmicos, partículas de alta energía que viajan por el sistema solar, y llegan a la estación espacial. Los astronautas los describen como “fuegos artificiales” o “rayas”. A pesar de que los rayos cósmicos pueden acumularse a lo largo del tiempo, las partículas no presentan gran riesgo para la salud de los astronautas por el limitado tiempo que pasan en la estación.

Además, el espacio no sienta igual a hombres que a mujeres, aquí tienes una imagen interactiva para que veas cómo le afecta la microgravedad a nuestro organismo:

Si tienes algo que añadir, deja tu comentario abajo.

 

 

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.