El Lujo de ser Mochilero (Parte 1)

Mochileando 002

Así comenzaba todo…

Salí el 17 de septiembre de este mismo año con una alegría inmensa de que por fin había llegado el día que había estado planeando ya hacía un tiempo. Lo estaba dejando todo, mis estudios, trabajo y familia por la adrenalina que me daba la idea de viajar.

Tras haberme ido despidiendo de familiares y amigos descubrí lo valiosa que ha sido mi vida y lo mucho que me quieren. Encontré que no importa lo que pase, ellos siempre van a estar allí para mi, en las buenas, en las malas y hasta en mis locuras más extrañas. Fue por eso que los días previos a partir fueron muy intensos, llenos de emociones encontradas: nervios, preocupación, ansiedad, alegría, miedo, y un sin fin de etcéteras.034

Partimos con mi amiga Victoria en la mañana en ómnibus desde la terminal de Tres Cruces en Montevideo hacía Colonia del Sacramento. Cuando llegamos luego de dos horas y algo de viaje ya hambrientos decidimos buscar un lugar en donde comer algo, fuimos a una plaza y comimos algunas galletas hasta que fue hora de seguir nuestro camino.

¿A donde ir? Íbamos a hacer dedo hasta la frontera en Fray Bentos a unos 200km al norte de Colonia. Nuestro objetivo era llegar a Córdoba luego de eso. Sabiendo que teníamos que tomar la ruta 21 agarré mi celular y busque en el mapa como llegar. Fue así que con el afán de llegar a la ruta caminamos más de una hora con nuestras súper mochilas, tan cargadas que cada 10 o 15 minutos parábamos por unos segundos a dejar descansar nuestros hombros.

Con el desconocimiento de un mochilero amateur que haría un viaje de 6 meses o más por toda América cargue en mi mochila toda la ropa que entrase y pudiera llegar a necesitar durante ese tiempo, incluí 4 unidades de cada prenda ya sean pantalones, remeras, bermudas, ropa interior, abrigo y hasta sabanas y un pijama.
Vicky por otra parte había decido que su ropa no era tan importante y se llevo todas las madejas de lana y los rodillos de hilo que pudo con el fin de hacer sus manualidades y tejidos en crochet para vender durante el viaje.

Nos divertimos mutuamente al ver lo que cada uno llevaba, uno se reía del otro ya que era muy gracioso que cada uno tuviera sus propias prioridades y se cargara a más no poder con ellas. Yo me reía a carcajadas al ver los rodillos de hilo y lana gigantes de ella y Vicky se sorprendía al ver mi obsesión por nunca llegar a repetir una prenda de ropa. “Vos te queres dar lujos visuales lo que pasa”, me decía ella con buena razón.
Fue tanta nuestra carga que al cabo de dos horas los dos ya estábamos planeando lo que íbamos a dejar una vez llegáramos.

030

“Haciendo ruta por la positiva”

Cuando llegamos a la ruta 21 hicimos dedo por varios lugares y cuando en menos de 10 minutos no nos llevaba nadie decidíamos avanzar un poco más con la idea de que estábamos mal posicionados. “Tiene que ser más adelante”, decíamos. “Nos hacen señas de que van por acá nomas, no va nadie tan lejos hay que avanzar un poco más.”
Luego de varios intentos caímos en la cuenta de que no importaba el lugar solo teníamos que esperar, además el cansancio y la fatiga por la carga nos ganaba; así fue que decidimos quedarnos en un lugar fijo y no movernos más.

Estuvimos menos de una hora cuando nuestra impaciencia nos agobio y decidimos avanzar un poco más pensando que algo estábamos haciendo mal. A Victoria ya se le estaba haciendo más fácil pero yo me había puesto el objetivo de llegar a Córdoba a la noche o a la mañana siguiente así que me impacientaba un poco más, sumándole que había quedado con una persona de CouchSurfing que nos iba a hospedar los primeros dos días.

Eran poco más de las cuatro de la tarde cuando mientras caminábamos yo me decidí a parar y dejar descansar mi espalda, al mismo tiempo que Vicky seguía caminando y haciendo dedo para que nos llevaran. En el momento en que reposo la mochila en una especie de muro, un camión para en la entrada de un galpón cercano a nosotros, y sin saber si paraban para ir allí o para llevarnos a nosotros decidimos acercarnos y preguntar. Cuando alcanzamos el camión que tenía una especie de bodega atrás, el chófer nos dice que nos lleva hacía la ciudad de Dolores, capital del departamento de Soriano.

Rumbo a Dolores

Mochileando 009

Iglesia de Dolores

Y así comenzó nuestro primer aventón. Fuimos en la parte de atrás rodeados de bolsas de harina, ya que adelante Mochileando 007iba el chófer y dos compañeros de él. En cuanto subimos y cerraron las puertas nuestra reacción fue mirarnos y preguntarnos: ¿Nos dimos lujos?
Fuimos felices, todos enharinados, durmiendo arriba de las bolsas. Al llegar a Dolores fuimos a comer papas fritas y ensalada a un bar ya que ambos somos veganos y no comemos nada animal (o no comíamos en ese momento), después de eso buscamos un lugar donde acampar en un campo al lado del estadio de Dolores y cansados dormimos toda la noche.

Hacía la frontera.

029

Amaneciendo en Dolores

En la mañana levantamos campamento y caminamos a la ruta que por suerte estaba cerquita, de paso fuimos a una estación de servicio y compramos agua y galletas para desayunar. Empezamos a turnarnos para hacer dedo, así que esta vez era mi turno. No estuvimos más de media hora cuando un señor en un auto blanco decide parar y llevarnos hasta Mercedes, ciudad antes de la frontera.
Durante el viaje escuchamos murga (música del carnaval uruguayo) y el chófer nos asusto contándonos lo peligroso que podía ser hacer dedo en Argentina. Nos dejó en la ruta que llevaba a Fray Bentos y para nuestra sorpresa ni bien me senté (era turno de Vicky) ya entregado con el convencimiento de que iba a llevar su tiempo, un auto con matricula argentina se asoma y nos dice que nos lleva hasta Gualeguaychu. Ya teníamos nuestra propia cabala y cada vez que nos llevaban nos preguntábamos lo mismo: ¿Nos dimos lujos?

Al parecer todo se iba encaminando y ambos estábamos aprendiendo que los lujos aparecen cuando uno se entrega totalmente a las circunstancias.

027

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.