El milagro de la Fundación Vicente Ferrer

IMG_0096Pongámonos sinceros. Podría pasarme horas y más horas, líneas, palabras y muchos textos intentando explicaros lo que sentimos tras las visitas a la Fundación Vicente Ferrer y en todos estos intentos me quedaría corto. Muy corto, de hecho. Jamás os imaginaríais la labor que están haciendo aquí, en Anantampur, y en otros puntos de la India. Un trabajo encomiable, ya lo decía en la anterior entrada, que nos hace pensar que los milagros sí que existen. Algo para lo que todavía no conozco las palabras adecuadas para explicarlo. Aunque lo intentaré…

Podría empezar, por ejemplo, alabando la labor que hacen con los más necesitados, el trato que les dispensan a un importante grupo social que sufre la discriminación por ser de casta baja. Seguir con el cálido abrazo que les brinda a las niñas y a los niños discapacitados a los que además de educar les enseña trabajos para que el día de mañana si bien no sean autosuficientes, sí que puedan aportar algún ingreso para ganarse el respeto de sus familiares. Sí, como lo leéis. De lo contrario, si no fuera por la Fundación, muchos no verían la luz del sol porque las familias en la India se avergüenzan de los hijos con discapacidades hasta el punto de negarlos y esconderlos. Sí, sucede.

Pero lo realmente alucinante es la gestión que se hace de todos y cada uno de los recursos y de cómo Vicente, su esposa Ana y su hijo Moncho han ido tomando decisiones que más de uno no entendería. A los que no tienen nada no les regalan una casa, se la venden a un precio mínimo, porque así les enseñan que no pueden vivir de los regalos. Tras la muerte de Vicente Ferrer en 2009 su esposa Ana tomó el mando y hace un rato nos explicaba que “uno de nuestros objetivos es enseñarles a tener dignidad”. A que no mendiguen sino que trabajen y obtengan algún dinero, aprendan a esforzarse y a disfrutar de la recompensa.

IMG_0106Tras ver el programa de los niños que os comentaba ayer, hoy hemos ido al que se llama ‘De mujer a mujer’. Es un proyecto en el que se da importancia a la mujer socialmente. En India históricamente la mujer depende del marido para todo. “Pertenece a su padre hasta que pasa a ser de su marido”, dicen por aquí. Pues la Fundación y, sobre todo, Ana han querido cambiar esto creando este proyecto con el que, por ejemplo, enseñan oficios a mujeres de castas bajas para que puedan ganar dinero y llegar a montar su negocio. Uno de los ejemplos más claros es el de comprarse una búfala y montar un ‘bussines’ vendiendo la leche.

Otro paso importante con el que ha contribuido la Fundación Vicente Ferrer es vender las casas que os comentaba al principio y ponerlas a nombre de la mujer. Esta situación se debe a que si en cualquier matrimonio el hombre muere su familia puede reclamar todas las propiedades dejando en la calle y sin nada a la mujer y la abandona. Sí, también sucede. Es un proyecto que nos atrae especialmente ya que cuando las hemos visitado nos han recibido con mucha gratitud. Nos han explicado cómo vivían y cómo viven y las cosas buenas que ha hecho por ellas la Fundación.IMG_0115

Sentarnos con ellas, junto a ellas, ha sido muy especial. La sociedad –cada vez menos, es cierto- las rechaza y nosotros hemos querido mostrarles que todosIMG_0090 somos iguales. Su sonrisa ha sido increíble y nos han dado un collar de flores. Les hemos repartido caramelos, algo que han festejado mucho, y luego han ‘raptado’ a Clara para enseñarle un baile tradicional. Ha sido muy emocionante, de verdad, las palabras se quedan muy cortas.

IMG_0176IMG_0144Tras la visita hemos vuelto al campus y hemos decidido montarnos una excursión por nuestra cuenta a un templo que se encuentra en lo alto de la montaña. Se llama Kondamida Rayudu y nos hacía especial gracia ya que es algo así como Monte Toro pero más exótico. De hecho hay que subir 843 escalones –que luego hay que bajar- y cuando llegas arriba descubres que está cerrado y que los monos son los amos del lugar. Al igual que nuestra montañita de Menorca la principal función que tiene es la de acoger una antena de comunicaciones aunque en este caso exclusiva de la policía. De hecho, allí arriba vive un policía armado con un tirachinas para auyentar a los monos porque se ve que tienen un genio complicado. Me ha dicho que hay entre 50 y 60, además de otros bichos peligrosoIMG_0171s.

IMG_0164La excursión se ha convertido en épica por culpa del solano que reinaba en lo alto del cielo y una humedad que merodeaba el cien por cien. Bueno, a lo mejor estadísticamente no era tanto, pero al acabar parecía que me habían tirado un cubo de agua. Chorreaba, literalmente.

la fotoLa jornada se ha completado de una forma de lo más curiosa. Resulta que una de las familias que vive en el centro tiene a una hija embarazada y se ve que aquí es costumbre hacer una misa y una fiesta para pedir bendiciones para que todo vaya bien. Bueno pues nos invitaron y no nos pudimos negar. Ha sido una especie de ‘babyshower’ en el que han subido a la pareja al escenario mientras el jefe espiritual recitaba salmos y cantaba. Todo muy exótico y raro. Por momentos me he sentido en un episodio de ‘Callejeros viajeros…’ y cuando hemos visto que todo había acabado nos hemos escaqueado por la puerta de atrás. Otros compañeros no han tenido la misma suerte y han acabado en lo alto del escenario haciéndose fotos con la pareja e intercambiando caras de circunstancia.

Antes de cenar, hemos charlado con Ana Ferrer, la esposa de Vicente Ferrer, quién se ha preocupado por nuestra estancia y por las impresiones que teníamos sobre las visitas. Es una mujer que transmite paz y tranquilidad,IMG_0160 cuida cada palabra y, aunque se le ve mayor, se le ilumina el rostro cuando habla de ‘su’ proyecto. Nos ha explicado algunas anécdotas más personales sobre su esposo, como el hecho de que pensaba con detenimiento cada dedicación que hacía de sus libros, además de ponernos un vídeo en el que se resume la idea que mueve todo esto.

Este cúmulo de historias, de momentos, de vivencias, en fin, de experiencias nos ha dejado agotados aunque de nuevo satisfechos e impacientes por descubrir qué nos depara mañana, el último día en la Fundación y desde donde tomaremos un tren a Agra que durará 32 horas. Es muy probable que en ese tiempo no tengamos conexión por lo que creo que nos despediremos por unos días.

Namasté!IMG_0150

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.