El poeta

Con el alma lánguida y el espíritu mustio

el poeta viaja entre varios mundos.

En cada viaje nos envía postales

fotografías hechas en cada interludio,

fotografías a mano asumo,

que escribe paciente en lares

que no tienen porqué ser

la geografía de este tierra.

El poeta está en el punto y final

de dos jóvenes ambiguos

en edad de testar,

en la noche insaciable

del anciano cansado

que dejó de esperar.

El poeta es un espíritu

libre y lisonjero

con edad de volar.

Escribe desde el hueco

oscuro de la altitud

de palpar la soledad,

desde la montaña más alta

donde las nubes ocultan

la máxima felicidad:

la cumbre mordiente,

la escalada mortal.

El poeta está,

como estamos al nacer:

libre y con desdén

de verse aquí otra vez.

Solo hay un viaje real

y lo hacemos sin descanso

y él no deja de observar.

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.