Fuga de una rutina sin amor

Por Andrés Di Giuseppe

12540062_10153337092537919_1981320264_n

Recorro con miedos y preguntas lo sinuoso de tus curvas en busca de certezas y coraje. Tu espalda es un valle abierto que me invita a acampar para pasar la noche. Te conozco, te acaricio con extrañamiento y con la ansiedad y el miedo de que pueda ser tanto la primera como la última vez. Sigo subiendo y me encuentro con tu rostro que es la metáfora perfecta de la belleza del atardecer. Lo rojizo de tu pelo resalta la profundidad y la claridad de tus ojos, que cuando me encuentran, me atraviesan y parecen no tener fin. Me pierdo en la diminuta infinidad (inmensidad) del momento. Palabras sobran, pero elijo quedarme mirándote como un chico que juega a no parpadear. La atracción también es física, pero más bien como una ley. Contemplo el silencio. Siento que no puedo soltarte, pero la verdad es que no quiero soltarte.

Historias Encontradas en Facebook

Historias Encontradas en Twitter

Category: Lugares
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.