Guía de supervivencia

Usted está preparado una nueva aventura: viajar a Rumania. Así que vamos a recordar algunas reglas básicas para ayudarle a sentirse como en casa.

 

  1.  Rumania tiene muchas caras, una gran variedad natural y cultural. Si le gusta la montaña o más bien la playa lo tenemos todo. Si goza de alojamiento rural en tranquilos aislados pueblos o si prefiere hoteles 5* en ciudades vibrantes también lo tenemos. Pero Usted tiene que elegir. Piense en la infraestructura en cualquier país de Europa occidental hace 30 años. Tratar de hacer demasiado en muy poco tiempo sólo va a terminar en ver más pero disfrutar menos. Sea paciente, somos un trabajo en progreso, solamente un miembro reciente de la Unión Europea y dando pasos de bebé en la modernización de la infraestructura vial. Claro, se puede argumentar que viajar es más que la distancia entre el punto A y el punto B; es la oportunidad de conocer el mundo y ser inspirados por su belleza. Pero esa distancia va a comer una gran cantidad de su tiempo. Así que hay que centrarse en los puntos del mapa de Rumania que más le interesen. Deje un par de cosas a un lado; será una buena excusa para volver para otro viaje.
  2. Hable con extraños…. Sí, haga lo que su madre siempre le dijo que no lo hiciera. Lo más probable es que  encuentre fácilmente a alguien con quien hablar, ya sea en Inglés o en otra lengua. El sistema de enseñanza de Rumania significa que todos llegan a aprender al menos 2 idiomas internacionales, aparte de su lengua materna. El vocabulario de base latín de los Rumanos es una opción perfecta para el aprendizaje de las lenguas hermanas, Español, Francés, Italiano. Además, Rumania es uno de los últimos países de Europa en mantener su sistema de subtítulos para programas de televisión. Piense en ello, desde cuando los niños están empezando a ver los dibujos animados tienen el beneficio de escuchar el audio original de la red, dándoles una ventaja en el aprendizaje de esta lengua en la escuela. Es posible que no sea yo del todo imparcial, ya que le debo mucho de mis habilidades de trabajo actuales a mis queridas  profesoras de Inglés y Español en la escuela secundaria, pero yo considero la alegría de los rumanos para aprender tantos idiomas como sea posible una decisión muy sabia.
  3. La propina siempre se agradece. SIEMPRE.
  4. No empiece a hacer bromas sobre vampiros justo fuera de las puertas del aeropuerto. En realidad mejor evitar todas las preguntas sobre el tema hasta que de manera voluntaria algún local le ofrezca un poco de información acerca de la diferencia entre Vlad Tepes, héroe nacional de los rumanos, y el conde Drácula, héroe de ficción del escritor irlandés Bram Stoker.
  5. Si Usted va a hacer la pregunta: “¿Entonces, qué opinas sobre el comunismo?” hay que prepararse para escuchar diferentes respuestas de cada persona. De los que harán que se ponga a llorar a los que lo dejarán sin palabras. Recuerde:  está visitando un país que todavía está en plena transición. Fueron cuatro décadas de comunismo, así que probablemente necesitamos la misma cantidad de tiempo para volver por el camino correcto, y no todos los problemas han desaparecido en 25 años.
  6. Relax. Viva como nuestra gente. La típica alergia de los rumanos a la puntualidad y la pasión por doblar las reglas podría ser contagiosa…. Al principio le causará confusión, y luego poco a poco furia… En algún momento Usted aprenderá a vivir con ello y a hacer chistes… Al final casi ni lo notará. Y quién sabe, tal vez antes de saberlo puede comenzar a actuar de la misma manera.
  7. Un pasatiempo nacional probablemente causará molestia: fumar en cualquier lugar en cualquier momento. Al estilo de los Balcanes, en Rumania fumar es muy popular; simplemente no es un problema importante para la sociedad o el sistema de salud y no está muy mal visto por el momento. Restaurantes serán particularmente incómodos, ya que las secciones separadas  están a tan solo unos metros de distancia
  8. El otro pasatiempo nacional es celebrar la vida compartiendo buena comida y buenas bebidas. Y buena compañía. Los rumanos son gente amistosa alegre y hambrienta. Los menús incluyen raciones enormes, llenas de carne, especialmente la carne de cerdo, y postres por los cuales se sentirá culpable. Así que elija sabiamente. Y si usted es vegetariano o no es un gran fan de alcohol, por lo menos hay que  tratar probar nuestros productos tradicionales… recién asados “mititei” (derivado de la salchicha) y una “palinca” casera (aguardiente de ciruela).
  9. No se preocupe por su seguridad más de lo que lo haría en cualquier otro lugar. Con la excepción de ocasionales carteristas y taxistas en busca de dinero rápido Usted tiene poco de qué preocuparse. Rumania es un país sin violencia callejera, con bajos índices de delincuencia, como lo demuestran las estadísticas internacionales actuales. No me malinterprete, que tenemos rumanos aficionados a robar el dinero, les llaman “políticos”… pero aparte de eso a todos les gusta la tranquilidad.
  10. Y el último paso clave para la planificación de un viaje a Rumanía: reservar un billete de avión hasta el Aeropuerto Internacional de Bucarest, no de Budapest. Ojalá estuviera bromeando. No lo estoy.

 

Tal vez Usted prefiere viajar por su cuenta, a su ritmo, a través del alquiler de coches (transporte público en tren o autobús puede ser complicado por el momento); tal vez prefiere reservar un viaje detallado en autobús con un gran operador turístico experimentado (tenga cuidado, los bajos precios podrían reflejar servicios de baja calidad); o tal vez prefiere un buen tour privado, con una joven agencia en  desarrollo, con conductores profesionales y guías personales (versión ideal, pero, por supuesto, más alto que el precio de las opciones anteriores, a cambio se obtiene control total y flexibilidad sobre visitas / horarios / menús).

 

No importa la elección. Espero que disfrute al máximo del tiempo que pasa en Rumania!

Category: Lugares
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.