Islas Vestmenayer

De ruta por Islandia, es una parada que muchos se saltan, pero es bella e interesante. Sobre todo verlas al llegar y al marchar. Tienen un punto mágico, no me extraña que la tradición de por sentado que sea asentamiento de magos y hechiceros.  

Dice la historia que cuando la Inquisición apretó fuerte, ni Islandia se libró. Los magos, porque ellos eran más de magos que de brujas, se trasladaron a las zonas más apartadas de la isla, como la zona noroeste o las islas Vestman.

No me extraña. No estaba el horno para bollos en ciertas épocas y nada protege más como el agua por los cuatro costados.

Quizás al llegar la magia se pierde si nadie te dice donde mirar. 

Como suele pasar en Islandia las cosas cierran pronto pero el día no en verano. Si coges el ultimo ferry te quedas sin ruta explicativa y de ahí lo que tiene que trabajar es la imaginación.

Sus paisajes no dan para menos, zonas volcánicas crecidas de la lava donde puedes ver antiguas reuniones en tu imaginación. 

Las islas Vestman no son para menos ni son para prisas.

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.