Italia – La Toscana (Parte II)

Buongiorno a tutta la comunità di Packing Together!

Continuamos nuestra ruta por la Toscana desde Siena, una de las sorpresas positivas de nuestro viaje. Localizada encima de un monte y rodeada por sus murallas, se expande una ciudad no muy grande pero, sin duda, agradable. Debido a que el acceso de coches está restringido y sólo permitido para los residentes, convierte la ciudad en un lugar ideal para pasear y disfrutar de su encanto.

Dormir. Nosotros nos quedamos en Piccolo Hotel Etruria, aunque tuvimos un pequeño problema porque la reserva les llegó correctamente… De todos modos, el hotel tiene un buen precio y localización, así que nos quedamos con buen sabor de boca. Nuestra recomendación es hospedarse cerca de Piazza del Campo, aunque en menos de 10-15 minutos puedes llegar andando a la mayoría de sitios.

Qué Hacer. Debido a la multitud de lugares atractivos que hay en la región, creemos que pasar un día en Siena es suficiente para visitar la ciudad y respirar la atmósfera que se vive. Obviamente, depende de la inquietud que te despierte la historia, ya que la visita se puede alargar mucho si decides adentrarte en muchos de los puntos históricos de la ciudad, como la Fortezza Medicea o el Duomo de Siena.

Duomo de Siena

Duomo de Siena

Nosotros optamos por pasear sin un rumbo fijo y dejarnos llevar por las calles que nos parecían más bonitas (y que les tocaba menos el sol… porque ¡qué calor!). La Piazza del Campo es uno de los puntos referentes de la ciudad. Hay muchos restaurantes alrededor de la plaza, aunque la mayoría un poco turísticos. Nos gustaría mencionar un restaurante cerca de Piazza del Campo: Il Casato (Via Casato di Sotto 18/26), donde comimos muy bien y pudimos probar uno de los mejores postres de nuestro viaje (pastel de mascarpone). Es en esta plaza donde se celebra el famoso Palio de Siena: carrera de caballos que reúne a más de 70.000 personas (2 de julio y 16 de agosto), aunque no pudimos asistir.

Piazza del Campo

Piazza del Campo

Siguiendo nuestro camino por la Toscana, nos dirigimos a Florencia. Como habíamos hecho hasta el momento, preferimos no coger el camino rápido, sino el bonito. Pudimos pasar por otros famosos pueblos medievales como son Monteriggioni (murallas espectaculares) y San Gimignano (emblema de la Toscana, pueblo muy turístico). Esto nos permitió conseguir la ansiada foto con el campo de girasoles, ya que tal como comentamos en el post previo, debido a las altas temperaturas la mayoría de campos tenían las flores muertas 🙁

Toscana y sus girasoles

Al llegar a Florencia, nos quedamos 2 noches al hotel Sweet Home Florence, algo lejos del centro (20 min aprox). Sin embargo, Florencia (o Firenze) resulta algo cara por lo que si quieres estar más céntrico pagarás la diferencia. El hotel estaba bastante bien y pudimos aparcar justo delante (nos dijeron desde el hotel que la zona azul para residente se puede aparcar durante agosto).

Dicho esto, nos centramos en los puntos más turísticos de la ciudad. Aunque habíamos buscado algo de info por internet, nosotros nos guiamos en un mapa que conseguimos en el hotel, pero hay que decir que básicamente todo la parte del casco antiguo es muy bonita, como un museo al aire libre. Podríamos escribir un post entero sólo con puntos turísticos de la ciudad, pero como esto lo podéis ver en otras guías más detalladas, queremos limitarnos a destacar la famosa Catedral de Santa Maria del Fiore (con la bonita cúpula de Brunelleschi), la basílica de Santa Maria Novella, la Piazza de la Repubblica, Plaza de la Señoría (con la famosa réplica de la estatua de David de Miguel Angel), Palazzo Pitti o el Ponte Vecchio (recomendamos pasar por allí por la noche ya que acostumbra haber alguien tocando música).

Basílica de Sta Maria Novella

Basílica de Sta Maria Novella

 

Ponte Vecchio

Como fans de la pasta y la pizza, aprovechamos el viaje para disfrutar de la comida. De esta forma, quería recomendar uno de los restaurantes de la ciudad que pudimos probar y, sin duda, nos gustó: “Trattoria Gusto Leo”. Buen precio y calidad, cerca de la piazza del Duomo. Paseando por el centro, pudimos ver varias calles comerciales con las marcas más lujosas, combinadas con calles de restaurantes o tiendas de souvenirs. Sí que echamos de menos algunas calles con más sombra, esto seguro, ya que como hay muchas plazas y calles anchas, la sombra se convierte en un bien preciado.

Para terminar el post, decidimos antes de abandonar la ciudad pasar por Fiesole, situado encima un monte, ya que te permite contemplar una panorámica muy bonita de la ciudad:

Desde Fiesole

Aunque nos íbamos de Florencia, todavía nos quedaban algunas paradas antes de finalizar nuestra ruta por la Toscana. Así pues, continuaremos compartiendo nuestras experiencias en nuestro siguiente post!

Un saludo desde PackingTogether! Os queremos animar a comentar si tenéis alguna recomendación para complementar nuestros consejos.
Saludos! 😉

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.