La ciudad filipina de las «tumbas colgantes», amenazada por el turismo

Lo que hasta hace poco era un lugar donde mostrar el respeto por la cultura y las tradiciones ancestrales, se ha convertido en un espacio caótico, ruidoso y abarrotado de gente. Perdida entre las montañas del norte de Filipinas, pero situada a tan sólo 275 kilómetros de Manila, Sagada se convirtió en un destino de referencia para turistas llegados de todo el mundo. Pero los números oficiales revelan el meteórico ascenso de la popularidad del remoto pueblo, que prácticamente se ha multiplicado por cuatro en dos años: desde los 36.500 visitantes de 2013 a los más de 138.000 de 2015.

Así, el turismo sin controles está poniendo en peligro el valioso patrimonio de Sagada, donde los antiguos nativos daban sepultura a sus muertos en tumbas y ataúdes colgantes. En los últimos años, numerosos incidentes deterioraron los atractivos turísticos del pueblo: desde robos de objetos sagrados, sesiones de fotos en zonas protegidas, desperdicios que los turistas o constantes chillidos de los visitantes en lugares donde yacen los antepasados.

Además de lagos, cascadas, bosques, cuevas y terrazas de arroz, Sagada es un importante atractivo turístico de Filipinas por sus “ataúdes colgantes”, donde los nativos daban sepultura a sus muertos y que se conservan hasta nuestros días. Según los historiadores, el objetivo de estas singulares tumbas, que están suspendidas en los imponentes acantilados de Sagada, era dar libertad al alma del fallecido para subir con facilidad al cielo.

Hace poco más de dos años y para tratar de controlar la situación, las autoridades de Sagada decidieron que las visitas a los lugares ancestrales y a las formaciones de las cuevas debían hacerse obligatoriamente con un guía que asegurara el comportamiento responsable de los turistas. Además, durante los fines de semana, los restaurantes han tenido que cerrar sus puertas tras quedarse sin comida, la gente se ha visto forzada a alojarse en casas privadas porque no hay hoteles disponibles y las vías del pueblo son un atasco continuo.

Category: Lugares
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.