Las diferencias entre los camarotes de los cruceros de lujo

A la hora de contratar un crucero de lujo nos encontramos ante múltiples decisiones: fechas, destinos, compañía… Un tema no menos importante es el tipo de cabina o camarote en el que nos vamos a alojar durante el tiempo que dure el viaje.

shutterstock_86515372Cuatro tipos

En la mayoría de los Cruceros hay tres o cuatro tipos de cabinas: interiores (sin ventana), exteriores (de las mismas dimensiones que las anteriores pero con ventana), exteriores superiores (de parecidas dimensiones pero con balcón exterior), y suites (más amplias, lujosas y con balcón privado). Algunas de estas últimas se asemejan a disfrutar de un hotel de lujo.

Generalmente no hay diferencias de confort entre las cabinas exteriores y las interiores. Las suites sí están equipadas con elementos no disponibles en las anteriores, como bañera, jacuzzi, salón, etc.).

Distintos precios

Cada tipo de estancia tiene un precio distinto, siendo las cabinas con vistas al mar más caras que las interiores. También cuestan más las situadas sobre puentes superiores.

Respecto a si influye el tipo de cabina a la hora de notar el movimiento del barco hoy en día no existen diferencias, debido a que los cruceros incorporan estabilizadores que reducen casi al máximo la percepción de balanceo. No obstante, el movimiento es aún menos perceptible en la zona central del buque.

Y en cuanto a la capacidad de los camarotes, la mayoría están preparados para alojar a dos personas, aunque siempre cabe la posibilidad de incluir camas supletorias si viajamos con niños. No obstante, todos los barcos disponen de camarotes más amplios, para tres, cuatro y hasta cinco personas, pero conviene reservarlas con mucha antelación ya que son muy pocos los disponibles.

Category: Cruceros
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.