lugares « WordPress.com Tag Feed 2015-09-14 14:03:04

VILLARRUBIA DE LOS OJOS: la suerte de Isabel

Don Pedro Girón: una muerte que cambió el destino de España 

isabeldepatriciaSin embargo los hermanos Pacheco decidieron exigir a cambio un precio mayor: la mano de la infanta de Castilla, Isabel.

“Isabel estuvo un día y una noche sin comer y en contemplación, pidiendo a Dios que el Maestre o ella muriesen antes de que se verificase el casamiento”.

Corría el año 1440 cuando un noble castellano de la casa de los Pacheco ya formaba parte de la corte de Castilla junto con su hermano Juan, acompañando al futuro rey Enrique IV. Ambos hermanos serían los mejores vasallos y a la vez los enemigos más temidos de Enrique.
Don Pedro Téllez Girón fue nombrado Maestre de la Orden de Calatrava en 1446 por el rey Juan II, y es entonces cuando se convertiría en la mano militar de su hermano Juan Pacheco para realizar sus planes políticos, y a cuya sombra viviría siempre.
En 1454, fallecido el rey Juan II, fue coronado como monarca su hijo Enrique, quedando sus otros hijos Isabel y Alfonso relegados a infantes de Castilla.cruz calatrava
Girón demostró ser un excelente militar al servicio del nuevo rey, y su lealtad fue recompensada con numerosos bienes y territorios, y prácticamente se convirtió en el dueño y señor de Andalucía.
Estos éxitos llevaron al Maestre de Calatrava a convertirse en el mejor de los aliados para cualquier soberano, incluso el rey Juan I de Navarra tentó a Girón para unirse a su bando y abandonar su lealtad hacia Castilla. Don Juan Pacheco, nombrado Marqués de Villena, convenció a su hermano Pedro Girón para rechazar la oferta del navarro por orden de Enrique, a cambio por supuesto de recibir varios señoríos andaluces.

La fortuna, poder y prestigio de los Pacheco-Girón seguía ascendiendo de forma considerable; ya que sus privilegios seguían aumentando, y Don Pedro Girón llegó a convertirse en uno de los nobles con más posesiones territoriales de toda Castilla.
Esta hegemonía de Girón y su hermano Juan en la corte, provocó celos y envidias entre los nobles castellanos y en la propia Orden de Calatrava. En especial el condestable de Castilla, Miguel Lucas de Iranzo; que mantuvo numerosas luchas con Girón aprovechando su posición en la frontera de Jaén. Esas disputas entre ambos provocó un deterioro en el equilibrio social y político de Castilla, y una enorme presión sobre el rey Enrique IV, que sufría acoso por parte de los enemigos del Marqués de Villena y su hermano. Algunos de los miembros de la corte como Beltrán de la Cueva, Conde de Ledesma, acusaban a Enrique de reinar bajo la influencia e intereses de Juan Pacheco.
Beltrán de la Cueva aprovechó una maniobra del Marqués de Villena para hacerle caer en desgracia y sustituirle en la privanza del rey, y Juan Pacheco quedó relegado.

Ello provocó la formación de una liga en contra del rey, a favor de la proclamación de su hermano Alfonso como soberano de Castilla, liderada por Pacheco y su tío el arzobispo Alonso Carrillo. Ambos acusaron a Enrique IV de corrupción. En 1464 se celebró en Burgos una junta de nobles a la que asistió el Maestre de Calatrava; para que el 5 de junio de 1465 comenzara el reinado parcial de Alfonso “el Inocente”, a quien apoyó Pedro Girón. Todo esto provocó una guerra civil, en la que tuvo un papel principal el éxito de Girón, a quien una vez más quiso recuperar el rey Enrique y tenerlo de nuevo como aliado. Este le ofreció más territorios y privilegios; sin embargo los hermanos Pacheco decidieron exigir a cambio un precio mayor: la mano de la infanta de Castilla, Isabel.
Efectivamente, el rey legítimo aceptó tal oferta y nombró a su hermano Alfonso, Príncipe de Asturias, dejando fuera de la línea sucesoria a su única hija Juana, apodada despectivamente “la beltraneja”. En el caso de morir sin descendencia Alfonso, la heredera sería Isabel, lo que convertiría a su prometido Don Pedro Girón, en rey de Castilla.
La princesa Isabel era contraria a los planes de matrimonio que su hermano tenia reservados para ella. Se encontraba tan triste y desolada por su futuro matrimonio, que “estuvo un día y una noche sin comer y en contemplación, pidiendo a Dios que el Maestre o ella muriesen antes de que se verificase el casamiento”.

El 2 de mayo de 1466 parece que las plegarias de Isabel fueron escuchadas, cuando su prometido Don Pedro Girón, quien se disponía a pedir formalmente la mano de la infanta, murió “oficialmente” de una esquinencia o abceso en la garganta en la localidad ciudarrealeña de Villarrubia de los Ojos. Se encontraba de paso en este pueblo manchego cuando se dirigía desde Porcuna (Jaén) hacia Ocaña para ver a su prometida.
Villarrubia era por el momento, territorio perteneciente a la Orden de Calatrava, a pesar que las localidades de alrededor pertenecían a la de San Juan. Por tanto, era un lugar que se suponía que debía lealtad a su Maestre; sin embargo, Don Pedro jamás imaginó que allí encontraría su final y con él su intención de reinar Castilla al lado de Isabel.

Panorámica de Villarrubia de los ojos, hoy

Panorámica de Villarrubia de los Ojos, hoy

Villarrubia de los Ojos suponía una de las rentas más importantes de la Orden, era una de las encomiendas más antiguas y más longevas, y durante las luchas de la nobleza contra la monarquía castellana tuvo un papel muy importante como punto estratégico político y militar.
Las extrañas circunstancias que envolvían la muerte de Girón, dio pie al pueblo para apoyar a la infanta Isabel.

Existen muchas teorías sobre la muerte del destacado Maestre de Calatrava; y aunque en los territorios manchegos se hallaban muchos de los dominios de Girón, por entonces ya surgían muchos seguidores de la que sería la Reina Católica.
En documentos que narran la historia y cultura el municipio de Villarrubia, se describe como fue la repentina muerte de Don Pedro Girón, quien de todas sus tropas fue el único afectado por tal enfermedad, un dato realmente sospechoso que podría sostener la teoría de que la infanta Isabel fue la mano ejecutora de tal envenenamiento.
Fue allí, en Villarrubia, donde cambió para siempre la historia de Castilla. Aquel infortunio que sufrió Girón, dio la oportunidad a Isabel de casarse con Fernando, coronarse reina, y unir los reinos de Castilla y Aragón, que fueron el origen de lo que hoy es España. A demás de muchos otros triunfos que compartió con su esposo el Rey Católico, como el descubrimiento de América, la conquista de Granada, o ser los predecesores del que sería el gran Emperador Carlos I de España y V de Alemania.

Tal era la ambición de Girón que, en sus últimos momentos antes de morir, blasfemaba contra Dios por no haberle dejado vivir unos meses más para saborear la victoria que con tanto ahínco había trabajado junto a su hermano el Marqués de Villena.
Pero ni siquiera la perseverancia en los maquiavélicos planes de los hermanos Pacheco, podrían luchar contra el destino que deparaba a la joven infanta Trastámara: ser la más grande de las reinas castellanas, Isabel la Católica.

Patricia María Illescas Serrano.
2º curso de Historia y Periodismo.
Unversidad San Pablo CEU.

Category: Lugares
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.