Miedo o Imaginación: Visitando los castillos «encantados» de Europa

Cuando somos niños tenemos una imaginación muy activa, viviendo en un mundo de semi-fantasía durante unos años hasta que, dentro de esta fase del desarrollo de nuestra personalidad pasamos una etapa más racional y real. De hecho, si les enseñamos a dominar y conducir su imaginación podemos ayudarles a reprimir temores y miedos pues, en ocasiones, es la imaginación la que, ante aquello que desconocemos, la que los origina. Como escribía Marcel Proust, “la imaginación es infinita, no tiene límites, y hay que romper donde se cierra el círculo”.

Una vía para ayudar a nuestros hijos a potenciar de forma creativa la imaginación y que aprendan a identificar los miedos que ésta misma puede producir puede ser visitando los castillos más majestuosos de Europa en cuyos interiores pueden imaginarse en la piel de bravos héroes y heroínas medievales, o bien, aprender que la oscuridad y los pasadizos lúgubres no son más que eso, habitáculos con poca luz sin ningún tipo de peligro escondido.

  • Castillo de Neuschwanstein

Situado en las montañas de Alemania, el castillo de Neuschwanstein es mundialmente famoso por corresponder a la ideal románico del perfecto castillo. Fue construido por orden del Rey Luís II de Baviera como su refugio personal del mundo (cabe destacar que se lo conocía como el Rey loco). Está repleto de pasillos secretos, algunos de ellos subterráneos, que comunican las habitaciones, torres y un montón de escenarios de supuestos fantasmas y apariciones misteriosas. Además, fue elegido por Walt Disney como modelo del Castillo de la Bella Durmiente en Disneyland para dar la bienvenida a todos los niños y adultos que se acercan al parque de atracciones.

Castle_Neuschwanstein

  • Castillo de Bran

El castillo de Bran está ubicado en la región de Transilvania, Rumania y es en el que, según la novela de Bram Stoker, vivió el Conde “Drácula”. Bram Stocker creó el personaje literario inspirándose en Vlad III o Vlad Tepes, nacido como Vlad Draculea, quien fue el antiguo príncipe de Valaquia (hoy el sur de Rumania). Aunque no existe evidencia alguna de que Vlad III viviera en el Castillo de Bran, existe un detalle que sí relaciona el Castillo con la novela: La arquitectura y los interiores del castillo. Aunque Bran Stocker nunca en su vida viajó a Rumanía, a través de historias que le fueron contadas y distintos libros, pudo conocer sus interiores e inspirarse así para su novela, en donde describe al Castillo de Drácula con los mismos rasgos que el real Castillo de Bran.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  • Castillo de Montesquiu

El castillo de Montesquiu era, originariamente, una torre de guardia que hizo edificar el conde Guifré I, el Velloso, en el siglo IX. A mediados del siglo XIV el castillo se convierte en un caserón defensivo. Se encuentra dentro del Parque que lleva el mismo nombre, creado en 1986, entre las comarcas de Osona y el Ripollès. Dice la leyenda que cada noche del 1 de agosto se puede escuchar por toda la comarca los gritos de auxilio de una marquesa que vivió en solitario durante años en una ala del castillo.

Montesquiu

  • Castillo de Edimburgo

Situado en el centro de la capital de Escocia se levanta el castillo de Edimburgo, una antigua fortaleza erigida sobre una roca de origen volcánico repleta de historias de misterio y de terror. Una de estas historias cuenta que al Rey Jacobo IV no se le escapaba nada gracias a las Laird’s Lugs (Lord’s ears, es decir, “las orejas del rey”), una pequeña apertura en la pared de piedra que comunicaba con el Gran Salón del Castillo y le permitía escuchar, sin ser visto, las conversaciones que allí tenían lugar durante las reuniones importantes. Como todo buen castillo, tiene una buena colección de leyendas estremecedoras como, por ejemplo, la del soldado que tenía que entrar al castillo a través de un túnel secreto para llevar un mensaje al Rey pero que, en no encontrar la salida, quedó merodeando por los túneles y se le puede oír a través de los muros de la fortaleza por las noches.

Edinburgh_Castle_from_Portsburgh

  • Castillo de Butrón

Uno de los símbolos de Bizkaia y reconocido como Patrimonio Histórico, cuya antigüedad data del siglo XIII, el castillo de Butrón nos traslada a la Edad Media, a las guerras banderizas entre diferentes bandos. Situado en Gatika, sobre una colina, encima de unas rocas, y rodeado de un bosque centenario, durante más de trescientos años, desde el siglo XVI, el castillo fue escenario de continuas y cruentas luchas entre dos bandos de nobleza de Bizkaia. Varias son las leyendas que, unidas a la realidad, tienen como protagonistas las luchas entre dos familias de nobles, los Gamboinos, que eran los dueños del castillo, y los Oñacinos.

Fachada_del_castillo_de_Butrón

Fotos: Wikipedia

Origen: Blog de Kangapp.com

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.