Misa en la Feria de Medina

Sofía Barrios Herráez

coelgiata en medina

Colegiata de San Antolín. Plaza de la Hispanidad. medina del Campo

Durante nuestro viaje a Medina del Campo del pasado mes de abril, visitamos gran cantidad de lugares históricos, como el Castillo de la Mota, el Palacio Real Testamentario, la Plaza Mayor y la Colegiata de San Antolín, en donde un detalle me llamó especialmente la atención: un balcón en su fachada. ¿Qué hace un balcón ahí? La respuesta es simple: servía para celebrar Misa.

Balcón de la Colegiata de San Antolín. Foto Javier Ibáñez

Balcón de la Colegiata de San Antolín. Foto Javier Ibáñez

BALCON MEDINA cAMPO

Balcón en la fachada de San Antolín. Foto: Javier Ibáñez

La Plaza Mayor de Medina del Campo era, en la Edad Media, un lugar de mercado (de hecho, en el suelo hay placas en las que se señala donde iba cada gremio). Era una época en la que la religión ocupaba un lugar importante en el día a día de las personas, y la Misa era algo a lo que todos asistían. En los días de mercado, con la plaza abarrotada de personas, no todos entrarían en la iglesia, por lo que se construyó este balcón para que todos pudieran asistir a la liturgia.

No es el único ejemplo que tenemos de soluciones arquitectónicas hechas para acercar la Misa a los fieles. El otro ejemplo más notable es el del Monasterio de Yuste, lugar donde falleció el rey Carlos I. El monarca quiso que, desde su habitación, pudiera oírse la Misa, por lo que abrieron una pequeña ventana que daba a la Iglesia.  Lo mismo ocurrió con Felipe II en el Monasterio del Escorial: la habitación real está situada junto al altar mayor y se comunica con la basílica mediante una ventana que le permitía ver la celebración de la Misa desde su cama cuando estaba ya muy enfermo.

Sofía Barrios estudia 2º de Historia e Historia del Arte en la Universidad CEU San Pablo

Category: Lugares
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.