Noche de Letras

La otra noche volví a encontrarme el opuesto a ese falso ideal que desde siempre anhelé. No si estoy vulnerable o sólo falto de costumbre. Pero sí sé bien que tu mirada me encandila y tu sonrisa me aniquila. También sé que no sé nada, que todos los pronósticos son susceptibles a la equivocación y a la especulación. Sé que me voy a morir, y más rápido todavía, si me mirás de esa forma. Porque la magia rompe todos los esquemas, me desarma y, entonces, me armo como puedo, no como quisiera. Porque no sé qué me pasa, porque me siento atravesado por el miedo y la ilusión y, ahí, quedo atrapado entre la ansiedad y la angustia. Porque quiero vivir de a ratos perdiendo la conciencia del tiempo y el tiempo mismo. Quiero ser aire y que el viento me empuje, que me lleve adonde nunca creí que iba a llegar. Quiero confrontarme, cuestionarme, llorar, gritar y sonreír y volver a confrontarme. Perderme, encontrarme y volverme a perder.

Detrás de los cristales de tus ojos encontré el camino de vuelta a casa, pero cuando llegué yo ya no era el mismo. Es tarde, cierro los ojos y te veo flotando sentada en tu alma. Me pregunto si habrá espacio para que yo también me siente al lado tuyo y que me prestes tus ojos contemplar el mundo.

Category: Lugares
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.