Papeleo, entrevistas y… por fin fútbol.

Sonaba el despertador. En mi primer día por tierras italianas tocaba prepararse para la primera reunión de muchas que se realizarían durante este día.

La primera reuniría a la organización de acogida, Eurocultura; la agencia inmobiliaria que nos cede el piso, y a nosotros. Ésta comenzaría sobre la 13:00 horas y tras estar todos de acuerdo sobre el funcionamiento de la estancia, nos disponíamos con más ganas al resto de entrevistas… ¡CON LOS EQUIPOS!

Estas reuniones, realizadas durante toda la tarde fueron en la sede del Hellas Verona F.C., en el caso de mis compañeros; y en la ciudad deportiva del A.C. Chievo Verona, en el mío.
Representando al Hellas Verona F.C. estaban presentes, Mirco Zardini, secretario del sector juvenil; Giancarlo Filippini, responsable de la actividad en la base; y un directivo. Más tarde, nos reunimos con Marco Pacione, responsable y team manager del A.C. Chievo Verona. A nosotros nos acompañaba Gianluiggi,representante de Eurocultura, que nos estuvo acompañando todo el día y que nos trató de manera espectacular.

Las reuniones fueron muy fluidas, dándonos grandes facilidades los clubs y preocupándose sobre nuestras actividades. Nos enseñaron la sede, en el caso del Hellas Verona F.C. mientras que por otro lado pudimos ver la ciudad deportiva del primer equipo del A.C. Chievo Verona. Boquiabiertos nos quedamos ante las grandes instalaciones de las que disponían ambos clubs.

insta

Anochecía, tocaba volver a casa, felices como niños sin querer irnos al ver las grandes instalaciones de los clubs, pero sabiendo que al día siguiente nos esperaba un día bastante largo.

La mañana siguiente estuvo dedicada a sacarnos el Código fiscal, necesario para cualquier transacción económica. Tras obtenerlo, me puse camino al aeropuerto de Venecia en busca de mi pasaporte, que como comenté en el anterior post, se me perdió durante el viaje. Tras dos horas de trayecto por fin era mío de nuevo, bajo llave lo tengo para que no se vuelva a escapar sin mi permiso.

jjj

Otras dos horas de viaje me esperaban, pensando en las ganas que tenía de ponerme manos a la obra con el A.C. Chievo Verona e inquieto por ver el partido al que estábamos invitados día siguiente:
Hellas Verona F.C.- A.C. Chievo Verona.

kkkkk

¡Por fin Fútbol!, ese fue el pensamiento que recorrió mi cabeza al despertarme el sábado. Sin saber donde estaba el campo, nos aventuramos a buscarlo dando con él tras dos hora de camino, cuando a día de hoy no tardamos más de 25 minutos. Cuando al fin llegamos, observamos que a pesar de ser un derbi, fuera del estadio parecía un partido intranscendente; ambiente normal y sin mucha gente en sus alrededores, pensando que no se vivía el fútbol como en España… nos equivocamos.
Una vez dentro del estadio y pasado el pitido inicial, el ambiente cambió; 90 minutos dura el partido, 90 minutos que los cánticos de la grada ultra se ven acompañados de las voces de todo el estadio. Los cantos de toda la gente contrastaban con nuestro silencio debido al sorprendente cambio. Espectacular y sin palabras. Todos cantaban, todos animaban y nosotros mirábamos asombrados.

oooo

Pitido final, vuelve la calma al estadio y a pesar de que este vez me tocó a mi perder, el Hellas Verona F.C. ganó 3-1 al A.C. Chievo, la experiencia fue magnífica e incomparable. Es por ello, que en la vuelta para casa iba feliz puesto que ese pitido inicial marcaba el inicio de la experiencia, por fin empezamos, por fin fútbol…

Foto 3

Kevin Cardeiro.

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.