París en 6 días

Por fin llega lo mejor de tu viaje, el turisteo. París tiene tantos rincones que conocer, que por mucho tiempo que pases allí siempre te va a parecer poco.

Me gustaría contaros mi experiencia en cuanto a la ruta que seguí, que no tiene nada que ver con la que teníamos planeada debido a algún que otro imprevisto. Al perder un día de visita, tuvimos que agolpar los planes. De ahí que pueda resultar un poco caótico y que los días están demasiado cargados de actividades. Y no es para menos. Llégabamos a casa agotados, pero satisfechos. Así que ponte el calzado más cómodo que tengas, porque ¡empezamos!

Día 1

El autobús al centro desde el aeropuerto nos dejó en Charles de Gaulle, y teníamos que hacer tiempo hasta la hora de entrada al apartamento. Así pusimos rumbo al Arco del Triunfo. Decidimos no subir -300 escalones maleta en mano no era lo más adecuado- y continuar el camino hasta Parc Monceau por Avenue Hoche, un bonito parque en el que relajarte y contemplar sus preciosas construcciones.

IMG_9382_Fotor_Fotor_Collage.jpg

Parc Monceau

Por la noche, tras instalarnos, subimos a la Torre Eiffel. Una experiencia recomendable al 100%.

IMG_9417

Torre Eiffel

Día 2

Aunque nos cansaremos de ver puentes, vamos a comenzar en Pont Mirabeau para continuar nuestro camino hacia la Isla de los cisnes, nombre que recibe de los animales que Luis XIV trajo de Dinamarca. En ella se encuentra una réplica a escala 1:4 de la Estatua de la Libertad de Nueva York. Además ofrece un agradable paseo en un precioso paisaje entre las aguas del Sena.

Dejando atrás la artificial isla, nos dirigimos a los Jardines del Trocadero. En el camino paramos en el Puente del Alma, donde tuvo lugar el desgraciado accidente de Lady Di, y donde se encuentra la réplica a la llama de la Estatua de la Libertad, que se ha convertido en un lugar de homenaje a la princesa.

Y por fin, la Torre Eiffel. ¿Sabías que las obras apenas duraron dos años? ¿Y que los artistas de la época la consideraron una construcción monstruosa e incluso se llegó a plantear su destrucción? Parece mentira pensar esto tras haber experimentado las vistas al gigante de hierro desde el Campo de Marte.

Seguimos nuestro camino hacia los Inválidos, antigua residencia de soldados retirados, delante de la cual hay una amplia explanada. Un buen lugar para hacer un picnic, si con el bullicio de gente en los Campos de Marte no nos ha sido posible aún.

P50807-172733

Los Inválidos

Después de reponer fuerzas, cruzamos el Puente Alexandre III y pasamos entre el Grand y el Petit Palais, dos museos de bellas artes con imponentes fachadas clásicas. Continuando el camino de los jardines, llegamos a la Plaza de la Concordia, la que fue sede de la guillotina, y donde fueron decapitados Luis XVI y Maria Antonieta.

De ahí, avanzamos hacia los Jardines Tullerías, para finalizar el día en el Louvre, y disfrutar de su iluminación por la noche.

 

P50807-192623

Louvre

Día 3

Entramos a la Île de la Cité por el Pont Neuf. A pesar de su nombre es el puente más antiguo de París, pero fue el primero en construirse en piedra cuando los demás aún eran de madera, de ahí el título de “nuevo”.

En la isla hay varias paradas obligatorias, como la Sainte Chapelle, digna de ver por dentro por sus impresionantes vidrieras. Muy cerca está la Conciergerie, una antigua prisión que muestra los horrores de las condiciones de los que cumplían condena allí. Muy pocos sobrevivían a su estancia en el lugar. Llama la atención la recreación de la celda donde fue encerrada Maria Antonieta tras su intento fallido de fuga, con el guardia que cuidaba de que no volviera a intentarlo. Y, por supuesto, Notre Damme. Impresionante por fuera, y muy probablemente subir a ver las gárgolas también lo sea. Lástima que por falta de tiempo tuviéramos que descartarlo de la lista.

Salimos de la isla para conocer la Plaza de la Bastilla, y continuar hasta la Plaza des Vosgues, un lugar ideal para relajarse. Allí encontramos la casa de Víctor Hugo, un apartamento del siglo XIX que conserva muebles y decoración de la época.

IMG_9565

Plaza de la Bastilla

Después, podemos acercarnos al Ayuntamiento de París y al Centro Pompidou, un museo de arte moderno bastante peculiar. Su extravagante arquitectura destaca en el París más clásico. Merece la pena, aunque sea por verlo por fuera.

Y de ahí, nos vamos a Montmartre, un barrio muy bohemio y romántico, que rebosa arte por los cuatro costados. Está presidido por el Sacre Coeur, una gran basílica a lo alto, con unas impresionantes vistas de la ciudad. La música te guiará hasta la Plaza du Tertre, donde la concentración de artistas y pintores se convierte en un fenómeno digno de conocer. Y callejeando, la noche nos alcanzará en el Moulin Rouge. Si te puedes permitir el precio de la entrada, no creo que te dejara indiferente. Yo aún sigo esperando el golpe de suerte para poder acceder a este tipo de cosas. Pero C’est la vie. Nos conformaremos terminando el día paseando entre la multitud de tiendas eróticas de la zona.

IMG_9641

París desde Sacre Coeur

Día 4

Si te gusta el lujo, y te interesa conocer las marcas más prestigiosas de la ciudad, en la Plaza Vendome te sentirás rodeado de la máxima opulencia. Cerca está la Madeleine, una iglesia con forma de templo romano. Desde la entrada tienes una muy buenas vistas de la Rue Royal con la Plaza de la Concordia al final. También puedes visitar la Capilla Expiatoria, construida sobre las tumbas de Luis XVI y Maria Antonieta. Y no puede faltar una visita a la Ópera Garnier, que por su grandiosidad sirvió de inspiración para ‘El fantasma de la ópera’.

Después, subimos a la última planta de las Galerías Lafayette para disfrutar de las maravillosas vistas de la ciudad. Y te propongo una misión, busca el cruce de la Rue Lafitte con Boulevard Haussman y descubrirás una preciosa estampa del Sacre Coeur sobre la Notre Damme de Lorette.

 

IMG_9872

Rue Lafitte c/ Boulevard Haussman

Nuestra próxima parada es el Palacio Real. Y de ahí sólo nos queda volver a coger el metro hacia Pere Lachaise, el cementerio más visitado del mundo por su peculiaridad y por albergar algunos de los sepulcros más famosos, como es el caso de los trágicos amantes Abelardo y Eloisa, y la tumba de Jim Morrison.

IMG_0111

Tumba de Jim Morrison

Día 5

Y para comenzar el día dónde lo dejamos ayer, toca conocer las Catacumbas, una tétrica visita que no deja indiferente a nadie. Hay que ser bastante cautos para no perderse, aunque los túneles conserven los carteles que marcan las calle correspondientes en su superficie. Se han dado varios casos de personas desaparecidas allí abajo. Los cataflics, la policía subterránea encontró el cuerpo de un explorador que se perdió por un fallo en su sistema de iluminación a apenas 200 metros de la salida. En 2004, fue descubierta una cámara secreta usada como cine por la Mexicaine de Perforation, con todo tipo de películas, e incluso un bar. Cuando la policía volvió para continuar la investigación, todo había desaparecido, y en su lugar encontraron una nota con un escalofriante mensaje: “No traten de encontrarnos”.

Una vez en la superficie, visitamos las Arenas de Lutece y el Panteón, de cuya bóveda cuelga el péndulo de Foucault, con el que se demuestra la rotación de la Tierra.

Tómate un respiro en los maravillosos Jardines de Luxemburgo, para retomar el camino hacia la Saint Sulpice, una iglesia que se popularizó por su aparición el ‘El código Da Vinci’. En su interior encontramos la línea rosa, mientras que en su exterior llama la atención una de las torres que no fue terminada por falta de dinero. En la fuente de la entrada se representa a cuatro obispos señalando a los puntos cardinales. Irónicamente, ninguno de ellos llegó a cardenal.

IMG_0156

Palacio de Luxemburgo

Por último, llegamos a la Plaza San Michel, un lugar con mucho ambiente, el cual podremos explorar en busca de la Rue du chat qui peche, la calle más estrecha de París.

viajar barato paris_Fotor

Rue du chat qui peche

Día 6

Si tienes algún día extra, es imprescindible una excursión al castillo de Versalles. La visita, tanto de los interiores como de los exteriores es una experiencia que recomiendo a todo aquel que tenga la oportunidad. De nuevo, las colas para entrar son kilométricas, pero la sensación al terminar es de todo menos de arrepentimiento.

IMG_9822

Detalle de reloj en Versalles

A tu vuelta al centro, no está de más conocer las afueras de la ciudad, y en especial La Defensa, el distrito económico de París. Se trata de un viaje en el tiempo. Si en Versalles conocíamos historia y pasado, en esta ocasión aterrizamos en el futuro. Un moderno y enorme arco, rascacielos reflectantes, y un centro comercial con todo lo necesario para pasar una tarde de compras. En verano, la explanada es un lugar perfecto para disfrutar al aire libre, tras un día de contrastes.

IMG_9855

La Defensa

Adapta este recorrido a tus necesidades. Seguro que hay cosas que te interesa incluir, y cambiarlas por otras que no te compensan tanto. Céntrate en tus preferencias y, sobre todo, disfruta del viaje.

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.