Por aquí, por allá, me encanta el maracuyá.

El fin de semana pasado tuve la oportunidad de ir a la ciudad de Guatemala con mi familia a vacacionar por un par de días. No es la primera vez que voy a Guatemala, pero ya tenía varios años de no ir. Este año quería conocer Panamá, pero no pudo ser y espero que el otro año, pueda hacer ese viaje. Más que conocer Europa, quiero conocer Latinoamérica, ir bajando y conocer Suramérica, países con sabor y alegría.

He tenido el privilegio de conocer ya toda Centroamérica, además de conocer mi país El Salvador. Desde que era pequeña a mi papá le gustaba conocer nuevos lugares, manejar por su cuenta y dar con direcciones. He conocido diferentes lugares de los 14 departamentos de El Salvador, lugares bonitos y que gracias a que es un país pequeño, las distancias no son tan largas, pero cada lugar tiene su peculiaridad.

Ahuachapán, El Salvador.

Ahuachapán, El Salvador.

Muchas personas quieren conocer países lejanos, lugares exóticos, sin embargo mi recomendación es que conozcas bien tu propio país, que descubras lo lindo que puede ser, al final la naturaleza es la misa, el cielo y la tierra; donde sea que estemos, los paisajes por muy sencillos que sean, nos pueden asombrar, sorprender.

A veces me da un poco de envidia de ver que personas andan viajando y conociendo, pero la verdad que no me puedo quejar, he viajado, aunque sea cerca, pero he conocido.
En Guatemala, conozco Antigua, Panajachel un hermoso pueblo, la playa de Puerto Barrios, Río Dulce y Miraflores. En Honduras he ido a Tegucigalpa, San Pedro Sula, Tela y Santa Rosa de Copán.
En Nicaragua sólo he estado de pasada, pero he conocido Managua. En Costa Rica estuve en San José, la Isla Tortuga, Monte La Cruz y el Volcán Irazú.

Palacio Nacional, Guatemala

Palacio Nacional, Guatemala

Costa Rica

Costa Rica

También he estado en los USA, Los Ángeles, Chicago, Sacramento, Miami.

Miami

Miami

Y no escribo esta lista por alardear, en lo absoluto, la escribo para darme cuenta de lo bendecida que he sido junto a mi familia, pero sobre todo para resaltar que no importa a qué país vayamos y qué tanto conozcamos, sino nos maravillamos con las pequeñeces, con el museo de la vuelta de la esquina o con el parque del frente. Disfrutar, admirar lo que nos rodea y apreciarlo.

Sí, cada país tiene su encanto, pero al final todos tienen calles, aceras o andenes, árboles y parques, delincuencia y pobreza. A cualquier lado que vaya, regresar a mi país, a mi hogar, es la mejor sensación.

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.