Rayos (y centellas) en la aviación

Esta semana muchos lugares de nuestro país han sufrido tormentas con fuertes vientos y descargas eléctricas, algunas de ellas causando graves daños. La actividad en aeropuertos se ha visto afectada por las inclemencias del tiempo.

Uno de los fenómenos asociados a las tormentas son los rayos. Hace poco veíamos en la Red este sorprendente vídeo de uno atravesando un avión en tierra.

Este fenómeno puede producirse también en el aire. Vivir el impacto de un rayo en pleno vuelo provoca tensión y nerviosismo entre los pasajeros, pero en realidad es un suceso para el que aeronaves y pilotos están preparados.

Los aviones se fabrican de forma que puedan recibir impactos de rayos sin que interfieran en sus sistemas de navegación.

Además se diseñan para que reaccionen como “cajas de Faraday“, es decir, las cargas que recibe un elemento conductor sólo afectan a la superficie de éste, sin afectar al interior del cuerpo. O dicho de otra forma, si un rayo impacta sobre un avión, entra por un extremo y sale por el otro, sin afectar a las personas ni a los equipos que están en su interior.

En cuanto a las tripulaciones, están entrenadas para hacer frente a cualquier situación de emergencia que se pueda producir en vuelo. Los entrenamientos periódicos permiten practicar todo tipo de emergencias para gestionar incidencias y garantizar la seguridad de los vuelos.

No obstante, si se produce un impacto de un rayo durante un vuelo es normal que, una vez en tierra, las compañías revisen en detalle el avión para descartar cualquier tipo de fallo.

Category: Vuelos
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.