Sabemos

Sabemos lo que tenemos que hacer para estar mejor y no lo hacemos.

¿Existe mayor hipócrita que aquel que sabe lo que tiene que hacer para estar mejor y no lo hace?

Nosotros una vez nos dejamos atolondrar por el dinero.

Ahí nació, maduró y creció Guerrero.

Cuando digo nosotros, digo…

The magic woman

Magali, alias la Maga, alias caminomundos (su blog es, a veces, más real que ella misma), alias la chica que busca y encuentra pero nunca deja de buscar.

Y quienleshabla Darío Guerra.

“light” traveler

Describirse a uno es muy difícil, prueben.
Yo todavía no puedo

Sabemos lo que tenemos que hacer y no lo hacemos.

Lavar los platos.
Tender la ropa.
Llamar a la abuela, tocar el piano, tomar una copa de vino.
Dejar las drogas, o empezar a tomarlas.

¿Por qué somos tan traicioneros con nuestras ganas?
Y más importante aún… ¿de donde nacen estas ganas?
¿Son las “ganas” lo opuesto a las “pierdes”?

A diario hablo con mi viejo Horacio. Él falleció en 6 o 7 días, hace 3 meses.
Ahora es cuando debería escribir sobre lo rápido que pasa el tiempo.
“El tiempo vuela, la eternidad espera”, me dijo una vez un cartel.

-Hablás como escribís- me dijo ella.

-¿O acaso escribo como hablo?- le contesté.

¿Esta nota no trataba sobre las ganas de hacer? ¿Sobre escucharnos? ¿Sobre hacer aquello que creemos que tenemos ganas de hacer, solo para darnos cuenta que en verdad no teníamos ganas de hacer eso, sino simplemente queríamos cancelar una opción, para poder hacer realmente lo que tenemos que hacer?

Los signos de puntuación son muy importantes. Más que las palabras.

Hay quienes escriben sobre “soltar” y “fluir”.

¿Escribirán sobre soltar y fluir porque realmente sienten lo que expresan estas palabras?
¿Cual es el verdadero significado de estas palabras?
No hablo de la definición de diccionario.
Hablo de… el verdadero significado de esas palabras. Hablo de sentir el soltar como lo que es. Soltar.

Si hablo de soltar, no estoy soltando.
El hecho de que todavía esté hablando de soltar, sea lo que sea, significa que todavía estoy aferrado a eso. Y esto se ve reflejado en muchos aspectos.

Somos contradicción.

Insatisfacción constante.

Pero ¿cómo nos vamos a dar cuenta que somos insatisfacción constante si todo el tiempo estamos preocupados?

Preocupados.

Pre ocupados.

Pre – ocupados.

Ocupados previamente.

Qué palabra tan importante, y que metida está en nuestras vidas. Y nosotros la usamos y la usamos y no nos damos cuenta que la resolución de muchos de nuestros dolores de cabeza está en esa palabra. Pre ocupación.

Propongo menos pre ocupación y más ocupación.

Que nos ocupemos de lo que nos late. No para siempre. Para siempre no existe.
Simplemente mientras nos lata.
Si no late, está muerto.
Si está muerto dejó de ser.
Si dejó de ser, es porque otra cosa va a poder ser en su lugar.

Este artículo es un desorden. Pero el desorden está bien, mis queridos, está muy bien.

-Escribís como hablás-

Y eso, eso es el cambio.

Al este suenan guitarras.
Al oeste ríe la lluvia.
Al norte, el sexo.
Al sur… lo desconocido.

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.