Seúl: Seonjeongneung: las tumbas reales de Seolleung y Jeongneung

DSCN1817

Las tumbas reales coreanas de la dinastía Joseon (1392-1910) son Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Hay un total de cuarenta repartidas por dieciocho lugares diferentes y la mayoría está en un radio de 40 kilómetros de la capital. Uno de estos lugares que puedes visitar sin salir de Seúl es el complejo de tumbas de Seonjeongneung y, además, la entrada solo cuesta 1000 wons.

Lo primero que hay que hacer es ir a una sala en la que, a través de carteles, explican todo lo relacionado con la historia de las tumbas de la dinastía Joseon y de las tres que hay en Seonjeongneung en particular. También tienen un vídeo muy interesante en el que se muestra cómo se construyen y otro sobre la ceremonia que aún se lleva a cabo para conmemorar la muerte de los reyes. Lo malo es que casi todos los carteles están en coreano; lo bueno es que el encargado de la sala puede hacer de guía (en inglés) si se lo pides. Cuando yo fui, era un señor mayor pequeñito y muy amable que hablaba muy bien inglés y me lo explicó todo con mucho detalle 🙂

En general, todas las tumbas están dispuestas de manera similar con pequeñas variantes. En Seonjeongneung nos encontramos primero con la entrada, que porta el símbolo del ying y el yan. En el suelo hay unos carteles que señalizan el camino del rey y el camino del incienso. Nosotros debemos tomar el del rey como indica el cartel, ya que el otro es solo para los espíritus y, que yo sepa, todos nosotros estamos vivitos y coleando XD

Siguiendo el camino, llegamos al santuario con forma de T. Yo me estaba congelando, así que voy forrada de arriba a abajo XD

DSCN1809

Fíjense en el contraste con los edificios modernos del fondo y también en el techo del santuario. Me encantan esos colores tan vivos 🙂

A un lado del santuario está la casita del guarda real de la tumba. También hay un edificio similar que tiene la función de cocina y de almacén para las ofrendas.

DSCN1824

Por último, detrás del santuario, vemos una de las tumbas. Para los que no conozcan la cultura coreana, ¿se las imaginaban así? Es como un montículo o una colina; de esta manera se señaliza que es una tumba. En la parte de arriba hay decoraciones en piedra con forma de animales y personas, pero, claro, no se puede subir… En Internet sí que hay imágenes, por si hay algún curioso.

DSCN1810

Según la tradición coreana, se podía enterrar al matrimonio real en la misma tumba; en tumbas separadas, pero a poca distancia la una de la otra y compartiendo la entrada, el santuario. etc.; o totalmente por separado. De hecho, los reyes coreanos podían llegar a casarse muchísimas veces y no era posible enterrarlos con todas sus esposas y a veces terminaban sepultados en lugares muy diferentes.

En Seonjeongneung se encuentran las tumbas del rey Seongjong (1469-1494) y su tercera esposa, la reina Jeonghyeon y fueron enterrados según el segundo caso explicado anteriormente. El rey Seongjong es conocido por ser un buen gobernante y llevar al país por el camino de la prosperidad, pero también es famoso por una de sus historias amorosas. Cuando su primera esposa (la reina Gonghye) murió sin darle descendencia, se apresuró a casarse con una de sus concubinas, la reina Jeheon, con quien tuvo a su primer hijo. La reina Jeheon resultó ser muy celosa y, un día, en un ataque de celos, arañó al rey en la cara y al final fue condenada a muerte. Más tarde, el rey se casó con Jeonghyeon (otra concubina) y con unas cuantas más después de esta y tuvo hijos con varias de ellas, aunque quien acabó heredando el trono fue el primero, el rey Yeonsangun. Este, frustrado por lo que le habían hecho a su madre, fue uno de los mayores tiranos de la época Jeoson, aunque luego fue derrocado en un golpe de estado por su medio hermano e hijo de la reina Jeonghyeon, el príncipe Jinseong.

La tumba de la foto, sin embargo, pertenece al rey Jeongneung (1488-1544), que no es otro que el príncipe Jinseong, el segundo hijo del rey Seongjong. Los coreanos reciben otro nombre al convertirse en reyes y reinas. En un principio, este rey fue enterrado en Huireung (en el complejo de tumbas de Seosamneung) con su segunda esposa, pero su tercera esposa, la reina Munjeong, decidió cambiarlo de sitio a otro que decían que era mejor. Por desgracia, Seonjeongneung se solía inundar durante las estaciones de lluvia y la reina Munjeong no pudo ser enterrada junto al rey como ella quería.

Y ya hemos terminado con tanta historia, aunque volveremos a hablar de tumbas coreanas más adelante. Espero que haya sido interesante 🙂 La verdad es que no tengo muchas fotos porque ese día hacía tanto frío que las manos se me congelaban si las sacaba del bolsillo y ni hablemos de mi nariz. Si puedo, iré en primavera, sacaré más fotos con todo más colorido, tomaré nota de lo que me diga el guía (menos mal que tengo un folleto que me ayuda a acordarme de las cosas XD) y le regalaré una chuchería por simpático :P.

Category: Lugares
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.