Sorprendente Estocolmo 1

Hace una semana que volví de mi último viaje con mi pareja a la capital sueca. Mi experiencia allí fue emocionalmente enriquecedora.

Es muy fácil llegar hasta ella desde Madrid o Barcelona, por ejemplo, en algo menos de 4h. Dijimos adiós a nuestras preocupaciones del día a día y embarcamos. Volamos con Iberia Express desde Barajas. Cuentan con una aplicación (Immfly) que funciona con wifi con la que te puedes entretener durante todo el viaje: prensa, artículos de la revista Muy Interesante, series, etc. A no ser que seas de los que viven estrictamente el presente y prefieras disfrutar del vuelo en toda su esencia, sin evasiones.

Nada más llegar a Arlanda y descender del avión ya se respira calma. Bastante gente, muy poco ruido. Casi el silencio. Así que bajas el tono de voz para seguir hablando con tu compañero de viaje.

Puedes llegar al centro de Estocolmo en poco tiempo: 20 ó 40 min, según optes por el tren Arlanda Express o por el autobús Flygbussarna. La diferencia de precio puede ayudarte a decidir (Arlanda Express suculentamente más caro). Cabe decir que de jueves a domingo hay una oferta sólo ida en el Arlanda Express para adultos que viajen juntos que es recomendable conocer: 2 adultos, 300 SEK; 3 adultos, 400 SEK; 4 adultos, 500 SEK.

Llegamos un viernes, así que optamos por la oferta 2 por 300 SEK y ¡nos subimos al tren de los sueños! Felicidad, silencio, individualismo, nieve, excitación, ganas de llegar, velocidad… y en un abrir y cerrar de ojos ya estábamos en la estación central.

Al asomarnos a la calle notamos pronto el frío y el movimiento de una gran ciudad nórdica. ¡Ya estábamos en Estocolmo! El termómetro marcaba unos 2ºC a primera hora de la tarde, así que bufanda, gorro y a caminar. Enseguida me llamaron la atención las piedrecitas esparcidas por toda la acera que con una maleta con ruedas hacían menos llevadero el paseo que nos esperaba hasta llegar al hotel. Pensando, pensando, caímos en la cuenta de que podrían servir para que no se formase mucho hielo. (Si estás leyendo esto y sabes el por qué explícamelo en un comentario. Ya he dicho que soy muy curiosa.)

Como ciudadana del mundo que me considero, ya me sentía como en casa. Mi hogar siempre está allá donde voy, sin necesitar nada más que poco equipaje y mucha inquietud.

Esas tres noches dormiríamos en un precioso barco hotel (Mälardrottningen Hotel) amarrado en Riddarholmen, una pequeña isla al lado de Gamla Stan (centro histórico). Una ubicación perfecta cuando tienes pocos días para conocer la ciudad. Desde allí puedes moverte andando casi a cualquier parte.

IMG_20160226_170701

Después de instalarnos y de abrigarnos salimos de nuestra nueva zona de confort al frío pero amable ambiente. Nos paramos a vivir el ‘ahora’ disfrutando del atardecer sobre el lago Mälaren que nos daba una espectacular y relajante bienvenida. Acabó anocheciendo sobre las 17.30h.

IMG_20160226_171048

Decidimos irnos a la cama temprano para aprovechar al máximo el fin de semana, por lo que el resto de la tarde nos dedicamos a callejear por Gamla Stan, ya desde una perspectiva nocturna, como dos holmienses más. Nos encontramos con bellos edificios, calles estrechas, adoquines, luces de colores, gente disfrutando en pubs de música en directo, de copas y de amigos; personas tomándose la primera (y puede que última) en el trabajo con sus compañeros en locales de diseño. Risas. Pero siempre calma. Mucha calma.

La temperatura ya era de unos -4ºC, así que medio congeladas pero tremendamente contentas, a eso de las 20h nos retiramos al hotel. Yo, cómoda pero ansiosa por lo que nos esperaba al día siguiente, apenas pude dormir. La verdad, sigo odiando la hora de irme a la cama. Esa sensación de que un día tan bueno termina me provoca todavía algo de ansiedad. Así que, siempre intento retrasarla lo máximo posible. Mirándolo por el lado bueno, no necesito dormir mucho. Por el lado menos bueno, mi pareja se duerme en cuestión de segundos, por lo que termino hablando sola y por fin, después de 1 ó 2 horas, adentrándome en un superficial pero reparador sueño.

 

 

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.