Story no. 1. Say NO to photos

CHAPTER 3


DSC08421DSC08637

En este capítulo de nuestra vida que se llama “Hechos probados y consumados”, vamos a hablar de algo muy real y muy frecuente, algo desastroso y desagradable como es pedirle a alguien que te haga una foto. Cada vez que lo hacemos se alinean los astros para que siempre resulte que se lo pidamos a un socio de la ONCE, que no se da cuenta que detrás, justo detrás de ti, está Notre Damme y que por eso quieres hacerte una foto precisamente ahí. Y está claro que tienen que ser socios de la ONCE, porque si no, no hay causa alguna ni explicación para que te hagan la foto delante de Notre Damme y NO SALGA NOTRE DAMME.

Que oye, hay cosas más bonitas que Notre Damme en el mundo, entre ellas nosotros, pero también está bien tener una foto en la que salga. Sobre todo cuando estás delante.

Así que, aunque veas a un chino con una cámara de las que cuesta dinero solo mirarlas, aunque parezca un fotógrafo experto y esté haciendo un book a su mujer delante del Institut du Monde Arabe. Aunque te encuentres a Mario Testino haciendo fotos en frente del Hôtel-de-Ville, ahórrate las molestias, el tiempo y las desilusiones (por no hablar del riesgo de que al que le dejas la cámara te haga besis y te deje sin foto delante del Pompidou, y con cara de pánfilo de paso), y no pidas a nadie que te haga fotos.

DSC08575

Sabemos que es duro, que puede parecer que no, que esa vez va a ser diferente, que esa chica tan mona que tiene pinta de hacer buenas fotos a lo mejor te hace el retrato de tu vida; que esa chinita con la misma cámara que tú parece que… Pero no. No van a salir bien. En el mejor de los casos va a salir desenfocada. Así que si quieres una foto de pareja (y sois dos de viaje, obviamente), delante del Arco del Triunfo, no te queda más remedio que recurrir a algo que parece tan horrible, que todo el mundo rechaza y que nadie acepta usar, pero que más tarde o más temprano, todos tenemos.

Sí, estamos hablando del palo de selfie. Da igual de donde lo saques, desde eBay al negro de la explanada del Louvre. Si de verdad quieres una foto de los dos (o tres) en la plaza de la Bastilla, lo que necesitas es un palo de selfie. Hay que asumirlo. Y oye, al fin y al cabo las fotos quedan bien, es rápido, y sobre todo, puedes hacer 250 de cada esquina.

IMG_4863IMG_4880

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.