Todos los viajes conducen a Roma

El anhelo de los viajeros empedernidos es conocer la cuna del arte y la civilización, Italia, un país que deslumbra y enamora a primera vista, pero en mi caso lo que espero es visitar los estadios. El único problema es que aun no existe “el tour del fútbolero” y gracias a eso me he vuelto una suertuda cuando se trata de conseguir entradas, como la primera vez que fui al Olimpico de Roma.

Era una noche fría en la citta eterna; sin embargo, las calles se encontraban particularmente llenas y teñidas de celeste, pues se jugaba el primer partido del año por la Copa Italia (Lazio-Catania), evento que obviamente no me lo perdería aunque me tuviera que comunicar por señas, ese día mi recorrido comenzó en una Tabaccheria (he llegado a la conclusión de que todo lo encuentras ahí).

7.00 pm Tabaccheria Trastevere, lugar donde se compran las entradas cuando juega la Roma, a tomar fuerzas para entrar (ya que sabes que tendrás puesta la mirada de los demás sobre ti). Lastimosamente no las vendían o quizás no entendieron lo que quise decir.

7.30 pm El tiempo está en tu contra y los negocios empiezan a cerrar, solo queda ir al estadio para ver si afuera podrás conseguirlas.

8.40 pm Llegas al Olímpico y tu corazón se acelera, estas a punto de presenciar una de las mejores ligas del mundo o de volver al hotel. Ves a todos corriendo hacia el estadio, la plaza del frente llena y unos hinchas caminando en la dirección opuesta, le preguntas a los policías “scusi, dove poi comprare tickets per il gioco” y aunque te indican, sigues un poco perdida y optas por seguir a la multitud.

Llegas a un local completamente celeste y lleno de gente, sabes que es ahí donde las conseguirás.

9.00 pm Dentro de la multitud le preguntas a alguien cómo haces para comprar, te dice que se saca ticket, pero que ya no dan, que tienes que entrar con alguien.

9.10 pm El vendedor sigue llamando -110- el partido ya debe haber iniciado y tu sin saber a quien pedirle el favor. Ya no hay tiempo, le preguntas a un señor si puedes entrar con el y te dice que lo disculpes, que se ha olvidado el documento de identidad y no sabe como hacer para que le vendan las entradas.

9.15 pm Haces el último intento con un chico, él te dice que no hay problema, pero que tiene el numero 150.

9:30 pm El local está cerrado con nosotros dentro

9.35 pm Por fin las tienes, ahora solo a correr.

9:40 pm En el estadio, solo queda encontrar un asiento.

Lograr estar en ese partido fue como un sube y baja de emociones, por eso si eres una fanática del fútbol, como yo, recuerda que en las casetas de información siempre te orientarán sobre donde comprar las entradas, hazlo con anticipación y disfrutarás de uno de los mejores espectáculos de tu vida. También debes tener en cuenta que en la mayoría de los países de Europa, utilizar el transporte público es la mejor opción ya que es más rápido y barato, para llegar al Estadio Olimpico partiendo de Termini (la estación central) toma el metro A en dirección a Battistini y baja en la parada Ottaviano, luego subes a el bus número 32 y te quedas en la parada Piazzale della Farnesina, ahí lo verás.

mapa

Con estos consejos espero que no te pase lo que a mi y recuerda, nunca dejes de viajar.

Estadio

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.