UK 2015-2016 Parte 2.

Para el día 28 ya estábamos yendo al pueblo de mi abuela, dónde nació mi madre. El pueblo se llama Blackpool, es como Benidorm pero inglés. Allí en el pueblo no hicimos mucho puesto que yo seguía algo enferma y tampoco hay mucho para hacer. Fuimos de compras e hicimos algun que otro road trip por la zona.
El día de fin de año llegó y mi idea principal era pasarlo en algún lado, ir a algún pub y tomar una cerveza -para eso no estaba enferma- y antes de que tocasen las campanadas estar en casa para comer las uvas -más que nada porque allí cierran MUY pronto los bares-. La mañana de ese día había podido hablar un poco con una de mis amigas que me contaba el plan que iba a tener esa noche y deseaba tanto volver a España solo por pasar una buena noche de fiestas, que acabé un poco deprimida. Pero vosotros también lo estaríais si hubieseis estado como yo. A las 23:30 coger 12 uvas y prepararlas, y a las 00:10 estar durmiendo, que divertido.

No hicimos mucho más por allí y el día 2 ya estábamos volviendo a casa.
Cuando llegué a España y según iban pasando los días muchas personas me preguntaban: ¿Cómo ha ido Londres? O cosas como: Tendrás que llevarme a Londres algún día, ¿no? Y eso me hizo pensar y a la vez me dio muchísima rabia. Todo el mundo me preguntaba lo mismo y mencionaba Londres, pero yo no había estado en Londres, yo había estado en Manchester y en Blackpool. Y cuando le decía a la gente que no había ido a Londres y que a decir verdad NUNCA en mi vida había ido a Londres, se escandalizaban. Era como si no fuese posible que una medio inglesa no hubiese pisado la ciudad más conocida del país, y como si lo único que existe allí es Londres.
Aquí en España no solo existe Madrid o Barcelona -bueno, para los famosos sí, pero eso es otra cosa-. Existen ciudades como Alicante, pueblos como Santa Pola y no todo el mundo vive en Madrid o Barcelona. Es ilógico.
Así que reflexionando recordé uno de los sitios que había visitado el parque de Dunham, y pensé: eso no se ve en las grandes ciudades. Y es que, todo el mundo piensa que lo único que existe en UK es una ciudad y sus monumentos, pero el Reino Unido en su conjunto es precioso. Y volvería un millon de veces solo para ver sus prados, esas vacas y ovejas sueltas pastando en la hierba, ese olor a lluvia y cesped mojado que es TAN abundante allí, esos caminos perdidos de la mano de Dios que siguen y siguen montaña arriba… Esas cosas, las cosas que este planeta nos ha ofrecido y que no nos importan, para mi son las cosas que merecen la pena. Y si tuviese que decir a la gente que visitase Inglaterra, les diría: Deshaceos del móvil, buscad un sitio tranquilo, una pradera o una montaña, llevaos un picnic y disfrutad del aire fresco, porque luego volveréis a la misma rutina de siempre y respiraréis el mismo aire de mierda que respiramos constantemente y pensaréis que vuestra vida no tiene ningún sentido, porque lo que de verdad da sentido a nuestra vida son esos pequeños detalles que normalmente pasamos por alto y que son tan importantes como el aire que necesitan nuestros pulmones para respirar. Sentiros libres y disfrutad de los pequeños momentos, porque algún día ya no podréis hacer nada de eso. Y es algo que recomendaría a todo aquel que está leyendo esto ahora mismo, salid a la calle, disfrutad de lo que os está dando la madre naturaleza y aprovechad cada segundo de vuestras vidas para conocer la tierra que os rodea. Tiendas, ciudades, personas… Todo eso lo vemos a diario y lo seguiremos viendo durante el resto de nuestras vidas, pero puede que algún día, el día en que hayan talado todos los árboles, el día que hayan matado a todos los animales habidos y por haber, ese día estaréis arrepentidos de no haber disfrutado de ello, porque ya no habrá nada más. Solo quedarán esas tiendas, ciudades, personas y ese aire de mierda que seguiremos respirando hasta que llegue el último de nuestros alientos.

 

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.