Un crucero por dentro

Decir que un crucero no es más que un hotel flotante es una simplificación que viene bien para hablar de ciertos temas, como el nivel de servicio, calidad de la comida, alojamiento, instalaciones, costes, etc. y que a veces se utiliza en exceso, pero para ser justos, y sobre todo, para dejar claras las diferencias, vamos a enumerar sucintamente que nos vamos a encontrar con carácter general y algunas veces, de forma particular, en el interior de un barco de crucero.

En primer lugar, un crucero está dividido en cubiertas que son los pisos del barco. Suele haber una serie de cubiertas, generalmente las más bajas, destinadas a la tripulación y el resto se reparten entre los camarotes de los pasajeros y las diferentes instalaciones.

Es posible que en una misma cubierta haya tanto camarotes como instalaciones del barco.

Los camarotes pueden ser interiores o exteriores, los interiores no disponen de ningún tipo de visibilidad del exterior del barco, aclaro esto, porque hoy día se fabrican barcos con camarotes que tienen ventanas o incluso terrazas orientadas hacia el interior del buque, y por tanto, siguen siendo interiores.

Los camarotes exteriores pueden disponer de un ojo de buey o ventana o bien una o varias terrazas, incluyo en este apartado las suites.

En las cubiertas bajas, siempre por encima de las de la tripulación, suele haber una destinada a ubicar los mostradores de recepción, contratación de excursiones en tierra y atención al cliente.

En las cubiertas más altas, es habitual encontrar todo aquello que yo califico como entretenimiento diurno, esté o no al aire libre, es decir, las piscinas, una o varias, a veces con enormes toboganes, e instalaciones tales como gimnasio, spa, restaurante buffet, Bares y barbacoa, pista de footing, área de deportes (baloncesto, golf, ping-pon, escalada), juegos recreativos, Club infantil y de teenagers.

Cada vez más la zona de piscinas se suele complementar con pantallas gigantes en las que se proyectan videoclips, documentales y películas para uso diurno o nocturno.

Las cubiertas intermedias, se suelen destinar al entretenimiento de tarde y noche, tiendas, restaurantes, bares, bolera, discoteca, teatro, cine, estudio fotográfico.

En lo referente a los restaurantes, suele haber al menos uno denominado principal cubierto en el precio del crucero y varios de especialidades, generalmente con un coste extra.

Las tiendas están normalmente destinadas a la venta de souvenirs y merchandising del barco, la naviera o los puertos de atraque, y a la venta tipo boutique de ropa, relojes, joyas y bisutería. También es posible que exista la venta de arte sea pintura u otro tipo.

Para finalizar este pequeño resumen hay un par de detalles que a mí me encantan y que es común a muchos barcos de crucero, pero que desgraciadamente, parece que en los de nueva construcción se está olvidando, desconozco la razón.

Me refiero al atrio y a la escalinata, el atrio es un balcón espectacular que se encuentra en el centro del navío, y que generalmente conecta una de las cubiertas más altas con la cubierta de recepción, llegando a veces a tener más de 8 alturas y pudiendo ser disfrutadas desde cada cubierta conectada o mediante ascensores panorámicos.

Sobre la escalinata hay poco que explicar, ¿recordáis la escalera de la película Titánic de James Cameron?, pues eso.

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.