Un invierno en la cabaña de Heidi

El Febrero pasado estuvimos unos días disfrutando de un invierno de película, o mejor dicho de dibujitos animados, en una cabaña típica de una familia austriaca que alquilaba habitaciones, estaba situada en Uttendrof, un pequeño pueblo del Tirol rodeado de montañas y estaciones de esquí en el que nos quedamos 3 noches por 140€.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

En la cabaña teníamos todas las comodidades de una casa más un pedazo de balcón desde que no me pude resistir a ver el amanecer al día siguiente, aunque hizo un pelín de frio -18º, eso que es para un sevillano, ná de ná. Por cierto, el nombre del alojamiento era Reichensberghof, muy fácil de pronunciar.

DPP_102

El quedarnos en este valle fue todo un pelotazo, quizás os estéis preguntando que se puede hacer por estas montañas con este frio, nosotros nos lo montamos bastante bien. Habíamos alquilado un coche por lo que nos podíamos mover con total libertad, aunque al principio estábamos acojonadillos por conducir con tanta nieve la verdad es que no tuvimos ningún problema, las carreteras las limpiaban continuamente e incluso sobre nieve los neumáticos de invierno cumplieron bien su función.

El primer día nos fuimos a Bad Gastein, un pueblo que se encuentra a una hora en coche en dirección sur, para llegar hasta aquí pasamos por unos valles y paisajes increíbles.  Aparcamos junto a la estación de esquí y compramos los billetes para subir al telecabina, 19,50€ por persona. Al llegar arriba del todo nos quedamos con la boca abierta, menudas vistas, yo aproveche e hice este arco con la nieve para hacernos unas fotos en un momentillo que tuve jajaja.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Una vez aquí arriba nos fuimos a cruzar un puente colgante de 140 metros que hace que te entre un cosquilleo por el estómago muy gracioso. El puente te balancea un pelín con el movimiento de la gente, esto le vino genial a Vanesa que sufre un poco de vértigo, había que ver como se agarraba al puente.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Cuando por fin terminamos de cruzar el puente tras hacer el payaso un poco en diferentes fotos nos fuimos hacia el mirador 360º Glocknerblick. Las vistas desde esta plataforma son para volverse loco haciendo fotos sin parar.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

También se puede comer en un restaurante que hay junto al puente colgante, nosotros nos comimos una hamburguesa y el típico schnitzel, un filete empanado de toda vida, por 28€ con la bebida incluida, merece la pena comer o tomarse un café aquí arriba y disfrutar de las vistas.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Pero lo mejor de todo nos estaba esperando al bajar de las montañas, las Termas Felsentherme. Justo en frente de la estación de esquí se encuentra este Spa, el precio de las termas por 3 horas con alquiler de sandalias y toallas fue de 25 euros por persona. El relajarte en la piscina a 40º con las montañas nevadas al frente era algo que siempre había querido hacer, una pasada.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Al día siguiente decidimos que ya era hora de probar unos esquís, después de ver a tanta gente esquiando el día anterior pues nos picó el gusanillo. Nos acercamos a la pequeña oficina de turismo de Uttendorf y nos informaron que en el pueblo podíamos alquilar el equipo e incluso usar unas pistas públicas gratuitas que van recorriendo todo el valle.  Dada nuestra nula experiencia en estos deportes de nieve, nos decidimos por estas pistas que eran de esquí de fondo, algo más tranquilito ya que casi todo el recorrido era por superficie plana y nos vino bien para no partirnos ningún hueso. El equipo lo alquilamos en una tienda que había junto al SPAR del pueblo, lo mejor de todo fue el precio, 9€ por persona, no sabía yo que esto iba a ser tan barato. La pista pública comienza a unos 200 metros de la tienda, ahora a disfrutar.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Nos lo pasamos genial con alguna que otra caída más por hacer el tonto que otra cosa, echamos unas buenas risas y recorrimos un buen tramo del valle. Sobre las 12 después de unas 3 horas esquiando, o mejor dicho intentándolo, devolvimos el equipo y nos fuimos comer en el CAFE KONDITORCI GRÖFLER, prácticamente el único bar de Uttendorf. Pedimos una pizza y salchichas con sus correspondientes cervezas de 500ml y en total fueron 20 euros, aunque el dueño apenas hablaba inglés se esforzaba un montón por agradarnos.

Por la tarde decidimos acercarnos a Zell am See que se encuentra a 15 minutos en coche de nuestra cabaña. Este pueblo está a orillas de un lago precioso, estuvimos paseando por sus calles tranquilamente sin nada mejor que hacer que seguir disfrutando de estas casitas de cuento.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Seguimos rodeando el lago con el coche hasta encontrar algún sitio bueno para disfrutar del atardecer y finalmente lo encontramos.

haciendo el guiribuena zell am see_MG_0495

Nos despedimos aquí de momento, porque al día siguiente continuamos con nuestra ruta por Austria en dirección a Salzburgo.

Si os está gustando el viaje dejar un comentario, es gratis!

Category: Lugares
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.