Varsovia en un día

El segundo destino de mi viaje a Polonia fue Varsovia, la capital. Era la única ciudad que Juanjo aun no había conocido y que yo conocía menos así que nos levantamos prontito y nos dirigimos a Stare Miasto en busca de una oficina de turismo donde conseguir un mapa de la ciudad para señalar las rutas que íbamos a hacer a lo largo del día.

La oficina de turismo se encuentra en Rynek y es un lugar perfecto si no tienes conexión a Internet y necesitas utilizarlo porque ofrecen Wi-Fi gratuito además de un par de ordenadores donde buscar toda la información que necesites.

Tras señalar en el mapa todo lo que queríamos ver empezamos nuestra excursión para conocer Varsovia en un día.

Varsovia es la capital de Polonia y cuenta con más de 1,7 millones de habitantes. Está situada en la provincia de Mazovia, al este del país, y está muy bien comunicada con otras ciudades importantes de Polonia y Europa.

A Varsovia puedes llegar en tren, en autobús, en avión y en coche y, una vez allí, puedes utilizar el metro, el tranvía y el autobús para moverte por la ciudad, la cual es bastante grande y por lo tanto hace difícil hacer turismo a pie todo el tiempo. Además, como todos los medios de transporte urbano disponibles son gestionados por la misma empresa, ofrecen la posibilidad de utilizar un mismo título para poder utilizar cualquiera de los medios. De este modo, para visitar Varsovia en un día, nosotros escogimos el ticket de 24h y nos costó 15 PLN (mira cuanto son 15 zlotys en euros).

¡OJO!

A la hora de sacar el ticket en cualquiera de las máquinas expendedoras, en la oficina de correos, en los kioskos o en cualquier punto autorizado, hay que elegir Zona 1 que será la que te permita circular por toda la ciudad de Varsovia.

Y con ticket de transporte en mano, nos adentramos de lleno en una de las ciudades más bonitas que hemos visto nunca. He de decir que Varsovia en invierno, así como la mayorías de ciudades polacas o de otros países con clima frío, gana mucho. Y ¿que decir de Varsovia en Navidad? Puf! Sin palabras. Pero lo que da más valor a Varsovia para mi es la calidad de la reconstrucción de la ciudad vieja que se llevó a cabo tras las IIGM, cuando los nazis la dejaron casi totalmente destrozada, un 85% en concreto. De hecho, incluso todo el conjunto se ha calificado como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO tras esas reconstrucciones.

Nada más llegar a la Plac Zamcowy, que se encuentra subiendo las escalinatas que abren paso a Stare Miasto, nos encontramos con el Castillo Real, donde vivían los duques de Mazovia; y la enorme columna de Segismundo III, el primero de estilo barroco y la segunda de estilo corintio.

Dando un paseo, nos encontramos la Plaza Kanonia con sus edificios pintados en tonos pastel y su campana, de la cual dicen que si pides un deseo mientras la tocas éste se cumple.

IMG_1160

Una de las zonas que no te puedes perder si en alguna ocasión vas a visitar Varsovia es Podwale y sus jardines rodeando el centro más histórico de la capital polaca. En estos jardines podemos encontrar El Barbican y las murallas del casco antiguo, los cuales estuvieron construyéndose durante casi dos siglos con ladrillos rojos que le dan una imagen bellísima.

RETOCAR PANORAMIC BARBICAN

Traspasando El Barbican en dirección a la casa de Marie Curie, la famosa científica polaca cuya casa quería enseñarle a Juanjo debido a su original diseño, por la calle Freta, entramos en Nowe Miasto (ciudad nueva) y dándonos la bienvenida, dos iglesias grandísimas y bellísimas: la Kościół pw. Św. Jacka (a la izquierda) y la Kościół pw. Św. Ducha i Św. Pawla Pustelnika (a la derecha).

RETOCAR IGLESIAS CALLE MARIE CURIE

Lamentablemente, la fachada de la casa de Marie Curie estaba siendo restaurada y no pude enseñársela a Juanjo pero tú vas a ser un privilegiado y vas a poder verla, pues aquí te dejo la foto que hice cuando la visité hace dos años.

20131120_123354

En busca de un lugar para comer, nos recorrimos enterita Krakowskie Przedmiescie, calle larguísima a la que se puede acceder a partir de Plac Zamcowy de la que hablamos antes. A lo largo de ella, pudimos ver numerosos edificios y monumentos a cada cual más bonito.

Y ya por la noche nos dirigimos a la parte más moderna de Varsovia. Como diría Jesulín, “en dos palabras: IM-PRESIONANTE”. Al subir por la boca de Metro nos quedamos embobados con el Polonia Palace Hotel 

IMG_1220

pero cuando nos dimos la vuelta…

RETOCAR Vista desde Polonia Palace Hotel

Varsovia de noche nos deja vistas como esta… ¡Que suerte que tienen los clientes del hotel!

Esta Varsovia no tiene nada que ver con la Varsovia de la que hemos hablado hasta ahora. El Palacio de la Cultura y la Ciencia (a la derecha), el Centro Comercial Zlote Tarasy (a la izquierda) con su espectacular diseño y los edificios empresariales de alrededor convierten a la ciudad en lo más parecido a Nueva York que he visto nunca.

El Palacio de la Cultura y la Ciencia es uno de los símbolos nacionales de Polonia y símbolo por excelencia de Varsovia. Fue construido entre 1952 y 1955 y se consideraba símbolo de la dominación soviética sobre Polonia. Mide 231 metros de altura sin contar la antena, por lo que se trata del edificio más alto de Varsovia, algo bueno para los despistados, quiénes lo pueden utilizar como punto de referencia para orientarse. Además, es el octavo edificio más alto de Polonia y el 187 más alto del mundo. Se puede subir a su mirador por 10 PLN, una auténtica ganga, aunque antes de subir comprueba que no haya demasiada niebla sino lo máximo que vas a ver es un bonito fondo blanco. En la actualidad, en su interior se puede encontrar un cine, diversos negocios, museos, oficinas y la Sala Kongresowa, donde actuó Chambao cuando estuvo por allí.

En fin, quizás porque no la conocíamos o porque sencillamente es una ciudad mágica, Varsovia nos dejó con muchísimas ganas de volver.

Un saludo varsoviano!

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.