Viajando

No busques cuento con final feliz

Recorre el mundo y encontrarás la felicidad. Y yo recorrí, sin mucha prisa desde el cuello al lóbulo de tu oreja. Me hice un tobogán, desde tu rodilla hasta el tobillo. Compré un vuelo desde tu ceja izquierda a la barbilla, y vi las nubes en un columpio desde tu mano al codo. Despacito, caminé desde tu nariz a tu boca, me colé entre tus dientes y llegué hasta tu corazón. Aún no sé cómo lo hice. A veces igual quiero salir un ratito, pero hace frio y no duermo bien. Me quedo en un rincón azul Klein de tu salón con chimenea.

 

muro, resguardo del cierzo dile que la quiero

“Las cosas no valen por el tiempo que duran, sino por las huellas que dejan” Leonor Claramonte.

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.