#ViajandoAndo: Día 3 – London.

Jelou my name is Jéktor (lease con acento inglés). Aquí en Londres así me llaman todos: Jéktor, es más hasta me dijeron que mi nombre is a “posh” name – si quieres saber el significado, google it porque no me auto – bulleare. #HastaLosInglesesMeBullean 🙁

Mentira, la verdad es que todos aquí en Londres, me han tratado relindo (léase con acento argentina). Me siento como en casa. Ha sido una completa y total aventura, pero definitivamente me siento como en casa.

Alguien me recomendó lo siguiente: ¡No tengas miedo a arriesgarte! ¡Dios siempre quiere lo mejor para ti! Y aunque esta amiga que aprecio mucho me debe muchas idas al cine y hasta al teatro, seguiré su recomendación y me arriesgaré a vivir esta aventura londinense al máximo.

Precisamente el día de hoy, salí del hostal a tomar el bus que me deja en la oficina y para mi sorpresa después de media hora de esperarlo, nunca en la vida pasó. Les confieso que estaba algo nervioso porque obviamente no quería llegar tarde ni mucho menos perderme en una ciudad que casi no conozco – aun. Pero la verdad es que dije: “¿Qué puede pasar?” y decidí emprender el trayecto a la oficina caminando, bajo la lluvia, por la avenida Kesington Church St.

IMG_4652.JPG

Yo sabía que tenía que pasar por un American Apparel, un Urban Oufitters, el Baden Powell House y el Natural History Museum para poder llegar a mi destino. Pasé por todos esos lugares y afortunadamente no me perdí. Yo mismo me sorprendí porque suelo ser muy despistado, pero yo creo que Dios escuchó mi oración y me guió sin ningún contratiempo… y a tiempo para una junta!

De lo más relevante del medio día fue el probar una típica Jacket Potato con frijoles y queso derretido. DE – LI – CIO – SO! Todo el día tuve juntas y trabajo, así que esa parte me la saltaré.

Saliendo de la oficina, fui a una Iglesia Católica a un servicio de #AshWednesday y fue una experiencia interesante vivir el servicio en latín, básicamente porque no se los manejo. Apenas puedo con el spanglish y quieren que entienda latín. Por cierto en la mañana fue algo asombroso ver a los sacerdotes con sotana y todo imponiendo ceniza a la gente, en las calles!

IMG_4664.JPG

 

No crean que ahí acabo mi día, inmediatamente después de oír el servicio en latín me tocó ir a HTB Church a vivir en vivo y a todo color un curso Alpha… Got questions about life? #TryAlpha 😉

Llegué, me registré en el “Visitor Group” y después de cenar arroz con carne muy al estilo inglés, el momento de worship comenzó. La verdad me sorprendió y me dio mucho gusto ver a muchos jóvenes aventurándose a explorar más sobre la vida, sobre la fe. Yo creo que siempre es bueno cuestionarse sobre el propósito de la vida y sobre la fe, aun cuando se tengan creencias diferentes.

Si hoy pudiera describir mi día, lo haría diciendo que fue un día en el que tuve que dar pasos de fe para aventurarme a vivir mis sueños. Justo en la sesión del curso Alpha que tomé hoy, nos contaban sobre la importancia de confiar en Dios, en las personas, en uno mismo.

Imagínate que estás formado en tu tienda de ropa favorita, como en H&M. Estás esperando tu turno para pagar tus compras y una persona delante de ti te pregunta si puede pagar lo que estás apunto de comprar. ¿Dejarías que lo hiciera? Una chica acá en Londres hizo el experimento, fue con su esposo a una tienda y se acercó a una señora, ya grande de edad, y ver si podía pagar las compras de aquella persona. Obviamente la señora por desconfianza e imaginarse que seguro le pediría algo a cambio, se negó y se fue. La chica lo volvió a intentar, pero ahora con un chico. Cuando volvió a lanzar la pregunta, de sí podía pagar sus compras, el chico miró atrás para cerciorarse que no fuera una broma. La cajera se metió a la plática y le confirmo al chico que no era broma, que era algo que aquella chica hacía de manera desinteresada. El chico aceptó y muy feliz se retiró.

La cajera miró a la chica y le dijo: “Hoy tuve un mal día. ¡Gracias a ti, vuelvo a creer en alguien!

Eso sucede con Dios, no podemos creer que alguien desinteresadamente nos ame tanto. Pero si, el amor que Dios tiene por ti y por mí, es desinteresado, extravagante, cada mañana se renueva. Dios solo busca tu bienestar.

Si hoy aprendí algo de la carta que recibí, fue precisamente a no tener miedo, a arriesgarme y aventurarme a dar pasos de fe. Aun en Londres, caminando por calles que no conozco, con miedo a perderme, pero sabiendo que Dios siempre está a mi lado.

Los dejo porque ya es súper tarde y ya estoy sufriendo de los efectos del jetlag… quiero dormir como 12 horas!

 

See you later alligator 🙂

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.