Visita Madrid

Visita obligada o bomba de humo…

¿Cuántas veces has tenido que explicar Madrid? Durante mis años en la ciudad han pasado por mi casa varias visitas. Al mudarte siempre dejas amigos en tu lugar de origen y con el tiempo, antes o después, acaban pasando a visitarte. ¡Y qué bien sientan esas visitas!

Adaptar una hoja de ruta para los visitantes depende de varios factores. Lo más importante es tener en cuenta los gustos de las personas que nos visitan, a mi me gusta personalizar las actividades. Incluso si hay que sacrificar el monumento “de guía” porque el tiempo apremia… pues se sacrifica.

El tipo de viajero determina el tipo de viaje

La personalidad, las inquietudes y los gustos de cada persona son los que tienen que marcar las rutas en las ciudades que se visitan y Madrid no es una excepción. Muchas veces ya son las que marcan la visita desde un principio. En los años de universidad las fiestas señaladas eran lo que atraía a los amigos. Después, han sido los musicales, conferencias, vuelos enlazados… Las necesidades van cambiando y también las prioridades. La joya de la corona son aquellas visitas que no necesitan una excusa más y verte es el único pretexto que necesitan.

Los tipos de viaje son dos: los viajes tipo guía turística y los viajes de conocer. Los “viajes tipo guía” se basan en ir de un monumento a otro para poder tachar en una lista lo que vamos viendo. Mecánicos, aburridos e insulsos. Los “viajes de conocer” son viajes sin prisas pero sin pausas. De conocer calles, gentes y costumbres. Suele haber un previo conocimiento de la ciudad: sus monumentos, costumbres e historias, pero sin la necesidad de visitarlo todo! Es un tipo de viaje donde hay margen a la improvisación y a que la propia experiencia vaya alimentando el viaje.

Conocer un Madrid con encanto…

 

Zonas para perderse…

pasear

… merece la pena pasear y perderse por las calles del Madrid de los Austria. Edificios señoriales y castizos cuyo corazón es la Plaza Mayor. Si te coincide estar en Navidad, la Plaza se llena de colorido con un mercadillo donde podrás encontrar todo lo necesario para montar tu belén o adornar tu árbol. El Madrid de los Austria está flanqueado por un trío de ases: Palacio Real, Teatro Real y la catedral de La Almudena. Más que la grandilocuencia de cada edificio por separado la importancia reside en el ambiente que crean juntos alrededor de la plaza de oriente y su luz.

El barrio de las letras, al otro lado de sol, parte de la plaza de Santa Ana y se extiende a través de un montón de callejuelas con encanto. Más que arquitectónicamente, el encanto reside en sus tiendas y bares. Las tiendas con cierto aire bohemio y la mayoría de los bares con mucha historia.

Malasaña y Chueca son mis zonas favoritas del momento. Son esos barrios en los que perderse sin rumbo para ir descubriendo locales, tiendas, plazas… Si el barrio de las letras es peculiar tanto Malasaña como Chueca no se quedan atrás. Malasaña es el barrio hípster y alternativo por excelencia. Los tatuajes y las barbas abundan. Chueca es el barrio gay de Madrid. Paradas obligatorias son el Ojalá, puedes ir a desayunar, a comer o a merendar. La carta es variada y está todo buenísimo. Para tomar un vodka con zumo de naranja natural tienes que ir a La Manuela, están buenísimos. También podrás hacer una degustación de absenta, tienen un montón de etiquetas, hasta que el cuerpo aguante.

Museos que merecen la pena….

museos

… la milla de oro de los museos en Madrid parte de Atocha con El Museo Reina Sofía. Es el museo donde ver el Gernika de Picasso y, en general, una exposición más moderna. Sé que es un modo profano de definirlo pero creo que suficiente para hacerse una idea de lo que allí se encontrará.

El Prado es una parada obligatoria, independientemente de las preferencias personales de cada persona. Es parte de la historia y el espacio donde obras maestras se concentran. Al menos una vez en la vida, hay que pasarse por El Prado.

El Museo Thyssen también merece la pena, especialmente si hay alguna exposición temporal que nos llame la atención. Con la obra permanente del Thyssen he tenido una relación con altibajos. La primera vez que visité el museo salí horrorizada y no me gustó nada pero la segunda vez, volví gracias al compromiso de acompañar a alguien, me gustó. Y no dudo en volver una tercera vez para un desempate. Lo cierto es que entre la primera y la segunda vez habían pasado más de 10 años y un montón de vivencias personales…

Cosas curiosas que hacer…

visitar

… darse un baño turco a unos metros de la puerta del sol. Me parece muy curioso poder hacer algo así en medio de una ciudad que no está especialmente caracterizada por su tradición morisca. Peor lo cierto es que en los Baños Árabes Medina Mayrit, situada en la calle Atocha, 14, puedes disfrutar de tres piscinas a diferentes temperaturas, un baño turco o un masaje. El precio es razonable y la experiencia recomendable si tienes suficientes días.

El teleférico de Madrid es casi una reliquia. Lleva muchos años llevando gente desde el Paseo de Pintor Rosales hasta el centro de la Casa de Campo y se nota en los cubículos castigados por el tiempo. A pesar de eso las vistas desde este cielo de Madrid te hacen comprender la grandiosidad de la Casa de Campo. Si el retiro es el pulmón de Madrid, la casa de campo es la brisa fresca que penetra en tu nariz a primera hora de la mañana.

Disfrutar de una terraza en pleno centro de la ciudad. Las vistas de los tejados de Madrid son un espectáculo con personalidad. Un paisaje bohemio que solo mejora si disfrutamos a la vez de su atardecer. La terraza de la Plaza de la Luna, la The Roof en el Hotel Reina Victoria de la plaza de Santa Ana o la terraza del Hotel Room Mate Oscar merecen la pena.

Actividades para aprovechar… además de las exposiciones temporales de los museos o de fundaciones como Caixa Forum o la Fundación Mapfre también hay espacios que merecen la pena. El

Matadero de Madrid, en Legazpi, es un gran espacio que acoge muchas iniciativas. Su capacidad le permite organizar actividades al aire libre y en el interior con cierto aire “moderno”. Consulta su calendario.
Ifema es el centro de ferias y exposiciones por excelencia. Muy institucional y corporativo. Son fechas fijas Arco o Fitur. Otra de las ferias con gran solidez es la Feria del libro que se celebra en el Retiro.

¿Cómo planificar un viaje por Madrid? Dedícale un par de horas a planear el viaje y define tus prioridades. Madrid se mueve y hay un montón de actividades para aprovechar.

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.