Zuregatik, amatxi.

Asumo, he estado más ausente de lo que va a estar Messi por lesión. Disculpas a todos mis fieles seguidores.

En estos meses de nula actividad bloguera, he conocido más lugares que Vicky. Sí, la exploradora. He tenido el lujo de perderme por el Himalaya en Royal Enfield, de orar en el templo más antiguo de Tamil Nadu, conocer las dos caras de la maravillosa Hampi, evolucionar en Pune, ver una película Bollywood en Bombay, comprobar que no hay Cayos Malayos en Kuala Lumpur, conquistar Sri Lanka en un barco pirata y lucir pareito y palmito en Goa.

       

Solo me ha faltado visitar la entrañable Nagarbhavi.

También nos hemos pegado nuestros jaleos en Bangalore, siempre patrocinados por Kingfisher.

Como bloguero (jeje), estos meses me han servido para volver a ilusionarme con los textos de El manual de un buen vividor (Natalia guapa) y perderle el respeto que le tenía a Risto Mejide. Te estás pasando, y mucho y #toelrato. Te lo digo #nofilter.

¿Veis como no tenía tiempo para escribir?

Pero hoy, 30 de septiembre, es un día especial. La primera y mayor fan de este blog (perdóname Edurne) va a soplar las velitas. Así que, se merece esta entrada y mucho más. Zorionak amatxi, zuregatik.

Primera frase de la ama al saber que venía a la India fue: “Que sepas que ahí no voy a ir a verte”

Nunca han tenido mucha credibilidad las primeras decisiones de la ama.

Ahora mismo está disfrutando la India como una quinceañera (o como Iñaki y Jon) y nos va a abrasar de historietas en Navidad. Entre eso, y los chistes lamentables (y repetitivos) del Aita… La vuelta se presenta interesante. Menos mal que tendremos Euskal Kantuen Gaua!

Bueno, pues eso, que si, que mis aitas han venido a visitarme. Putos amos. Me están dando bien de vitamina F.

Vuelvo a recordar lo olvidado. Como Paul Newman y sus parecidos poco razonables. Amor de madre.

Como lo exagerada que es. Mi ama ha adquirido la antigua expresión de “auuuuuuhyyyyyyyy” de la amona Maritxu. (Iñaki, que bien lo imitas joder, me acuerdo más de tu imitación que el de la amona). Imaginaros con en el caótico tráfico de India… Menos mal que cierra los ojos de vez en cuando “Yo esto no puedo ver, porque vamos… PUUUF”.

Como las broncas sin sentido, únicamente para dar vidilla a la convivencia. María Dolores Style. Y luego se descojona. Ylenia 2.0

Como el gen modelo. Fotos everywhere, with everything and without sense. “Es para verlo más grande luego en la tableta”. Y ahora que ha aprendido lo del selfie… Amén.

Como esa curiosa manía de decir que ha perdido el móvil o las gafas y luego encontrarlo en su bolso de Doraemon. Desde que lleva en la India, le han robado el móvil 7 veces y se ha dejado las gafas en el hotel anterior otras 13.

Como ser la más sabia del lugar. Creo que ya es guía oficial de India.

Parece que la estoy poniendo a caer de un elefante, y así es (con cariño guapa). Pero eso la hace especial y única. Simplemente recuerdo sus caprichosas manías, porque si tengo que describir lo maravillosa que es, tendría que crear una página web. No hay espacio suficiente en este blog.

Ama, eres una de las 7 maravillas del mundo y mucho más impresionante, valiosa y sorprendente que el Taj Mahal. Te quiero mucho. Gracias por querer compartir, en India, este día conmigo.

 

Aita, que piensas que me olvido de ti eh. Gracias a tu espíritu viajero que nos has transmitido hoy estamos aquí. No sudas, lo que pasa es que tu generosidad desborda. Gracias por estar ahí siempre, SIEMPRE. Y por estar hoy aquí, se que no lo has hecho solo por el sello del pasaporte. Compraremos las camisetas indias en Bangalore. Y magnetos, millones de magnetos. Maite zaitut.

Pd: Mi ama no va a soplar las velas en un lugar cualquiera, no. Va a ser en Varanassi, a la orilla del río Ganges. Seguro que si utiliza la misma fuerza para soplar que para echarme broncas, apaga 15 o 16 street crematorios. 

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.